Menstruación en tiempos de pandemia

*Por Samara Flores

 

Desde que inició la cuarentena a causa del COVID-19, los niveles de angustia, ansiedad e incertidumbre se han potenciado en un ir y venir como una montaña rusa emocional por el no saber qué sigue. Es por ello que el cuerpo, al percibir que se enfrenta ante un suceso de riesgo tiende a alterar la producción de hormonas regular como mecanismo de defensa. Y sí, todo cambió desde la pandemia: la pérdida rotunda de rutina, la adaptación a nuevas formas de hacer nuestro trabajo usual o la pérdida del mismo, el temor de contagio, el miedo a salir y de la duda en pensar cuándo podremos salir de esta “pausa” social, mejor ni hablar.

Todos estos factores son percibidos internamente como peligro y cada que nuestro cuerpo se percibe en una situación de riesgo y estrés, se altera automáticamente la producción de cortisol, lo cual a su vez actúa en la disminución de progesterona y cada que vivimos estas alteraciones hormonales, por consecuencia nuestro ciclo enfrenta un desajuste. 

Cada mujer lo puede presentar de diferente forma: desde periodos más cortos apareciendo así más de dos menstruaciones en un mes, con ciclos más largos (esto refiere a la ausencia por más de 30-40 días de nuestra menstruación) pudiendo pensar erróneamente quien lo vive en un posible embarazo o a través de la constante aparición de síntomas pre-menstruales por tiempo prolongado pero con la ausencia de sangrado.

Lo único en todo esto que no se explica con el estrés, o las alteraciones emocionales y de rutinas, es el dolor. Si hay un dolor constante, incapacitante o molestia severa, es muy importante acudir con alguna ginecóloga/o.

¿Te hace sentido? ¿has experimentado algún cambio en tu ciclo menstrual?

Nuestro cuerpo es como una banda sonora que necesita de cada proceso para poder funcionar y proyectarlo en una melodía.
Todo está conectado…
Si la mente nos falla, todo se altera.
Si algo nos duele, todo se altera.
Si algo nos preocupa, todo se altera.
Necesitamos escuchar lo que nos pide para volver a reconectar nuestros ciclos, aún y en tiempos de pandemia.

 


*Samara Flores tiene 25 años, es psicóloga de profesión, activista por necesidad, feminista por sobrevivencia y escritora por momentos.
Síguela en Facebook.

 

 

**La ilustración que acompaña este texto es de la ilustradora Chelsea LaSalle

Aviso: El texto anterior es parte de las aportaciones de la Comunidad. La idea es dar libre voz a les lectores en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos. Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

Un pensamiento

Deja un comentario