Migrar y vivir sin violencias

Carmen Juares, al iniciar su texto “”Feminismo migrante antirracista” en la colección de Feminismos. Miradas desde la Diversidad (Pikara/Oberon, España, 2019), menciona lo siguiente: “¿Qué derechos vas a tener tú, si eres una inmigrante? Frase pronunciada por Marta, una mujer blanca autoctóctona (España), a Denisse, una trabajadora del hogar migrante y racializada, al momento de despedirla sin apenas indemnización por un accidente laboral ocurrido mientras planchaba su ropa.”

¿Cuántas veces hemos escuchado historias similares, o por qué no, vivido historias así?

Con esto en mente, extendemos nuestra solidaridad a las mujeres migrantes que movidas a buscar mejores condiciones de vida viajan por tierra, mar o aire a otros territorios con lenguas y culturas diferentes. Sabemos que muchas ponen sus vidas en riesgo, y que han dejado en sus lugares de origen familias, hijes y patrimonios.

Sabemos que establecerse en nuevos lugares, conseguir trabajos dignos, hogares y espacios seguros no es fácil. Abogamos por que niguna mujer y persona migrante sea considerada ilegal o en riesgo de perder sus derechos de movilidad social, ni que se les deshumanice por ser diferentes.

Queremos cambiar las narrativas que paternalizan y discriminan a las personas migrantes y que los prejuicios y estereotipos sobre las mujeres migrantes caigan como los muros que dividen nuestras fronteras. Cada mujer y persona migrante tiene su propia historia y experiencia que es tan humana y valiosa como la de aquellas personas que deciden quedar o retornar al lugar que les vio nacer.

*Imagen de @PoPos