Y veremos vaginas sin censura

La curiosidad comenzó con los tocamientos que nosotras mismas nos dábamos por placer, por conocer…