Editorial (mayo 2018)

Mayo llegó y con ello tres fechas que nos llevan a reflexionar sobre hechos históricos que son archivo de la lucha feminista. En Feminopraxis invitamos a reconocer la importancia de diferenciar una celebración a una conmemoración, ya que muchas veces las luchas se descontextualizan con los años, la memoria histórica se va deformando y un hecho que fue producto de una lucha incesante se convierte, en ocasiones, en un producto más del sistema capitalista, como es el caso del Día de las Madres.

La conmemoración, a diferencia de la celebración, nos lleva a hacer una reflexión profunda sobre lo sucedido y compararlo con nuestra circunstancia actual, en diferentes espacios del mundo. Desde Feminopraxis te queremos invitar a conmemorar y reflexionar sobre algunas de nuestras realidades actuales con base en las siguientes fechas importantes:

Día del trabajo / 1ro de mayo

Este día se conmemora un acuerdo del Congreso Obrero Socialista, que fue celebrado en París durante una jornada de reivindicación y como homenaje a los mártires de Chicago, ocho sindicalistas y anarquistas ejecutados en Estados Unidos por participar en una huelga para acortar una jornada laboral el 1 de mayo de 1886. Han pasado 132 años desde ese acontecimiento, pero un derecho que fue ganado, cada vez se va desdibujando más; el capitalismo vino emparejado de nuevas esclavitudes y en este contexto, las mujeres y las niñas tienen una posición vulnerable. Un hecho reciente que nos muestra lo mal que estamos en cuanto a derechos laborales es la muerte de mujeres maquiladoras en Chimalpopoca, en Ciudad de México, durante el sismo del 19 de septiembre del año pasado; donde una centena de mujeres, en su mayoría migrantes de distintas nacionalidades: coreanas, taiwanesas, paraguayas, israelíes, entre otras, trabajaban en situaciones deplorables y gran parte encontró su muerte en el cinismo de los dueños de la fábrica, quienes nunca se preocuparon por ofrecer un espacio seguro, con derechos laborales, aprovechando su vulnerabilidad.

¿De qué sirve entonces celebrar o conmemorar un día si eso no nos lleva a buscar congruencia buscando que los derechos sean para todxs? ¿Cuántos desastres naturales deben ocurrir para seguir destapando la desigualdad laboral en la que tantas personas viven?

Día de las madres / 10 de mayo

De más está recordar que éste es un día que el capitalismo ha absorbido completamente. Soledad Vázquez Loranca, en su colaboración para Feminopraxis “¿Por qué celebramos el día de las madres?“, nos explica cómo el 10 de mayo fue propuesto como respuesta a una “campaña suicida y criminal” iniciada por una enfermera de nombre Margaret Sanger. La campaña consistía en un folleto sobre control de la maternidad. Al Estado y a la Iglesia les alarmó completamente que las mujeres pudiéramos pensar en otra cuestión que no fuera la maternidad y lanzaron una campaña para ensalzar y romantizar el papel de la madre.

Recordar este hecho debería ser suficiente para cuestionarnos qué estamos celebrando, y más bien preocuparnos porque hoy en día se nos sigue educando y condicionando para creer que la maternidad es el único camino de felicidad y realización posible para nosotras, las mujeres. En este sentido, recomendamos las diversas entradas sobre maternidades libres, elegidas y feministas que tenemos en el archivo de esta página.

Día internacional contra la homofobia y la transfobia / 17 de mayo

En 1990, la OMS retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, pero esa acción no llegó al imaginario colectivo, ni repercutió en todos los países. De hecho, 72 países consideran ilegal la homosexualidad, 8 países la castigan con pena de muerte y sólo en 12 países se reconocen las uniones civiles entre homosexuales. Agreguemos a las cifras los crímenes de odio y que ser homosexual, bisexual o trans sigue siendo motivo de discriminación y cualquier persona que sale del molde heteronormativo carga en su memoria corporal un pasado histórico de ser señalada por no cuadrar. Desgraciadamente, como sociedad no hemos sabido reparar esa deuda y permitimos pequeños y grandes actos que ridiculizan y perpetúan estereotipos.

Queremos cada mes, a través de la Editorial, reflexionar juntas, sobre las luchas ganadas, pero también por las diversas realidades que nos muestran que hay mucho por hacer. Mayo 2018 nos lleva a gritar y accionar por derechos laborales para todas, no sólo para las que tenemos privilegios, nos lleva a exigir que las instituciones patriarcales dejen de vendernos un ideal inexistente de la maternidad, para que quienes decidan ser madres lo hagan en total libertad y nos lleva a recordar que la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia, no sólo deben ser eliminadas en documentos históricos, sino en la memoria colectiva y en el accionar de cada unx de nosotrxs. ¡Que viva la diversidad!

¿Te unes a la reflexión y la ACCIÓN?

-Feminopraxis


*La imagen que acompaña esta editorial ha sido tomada de internet, si conoces a su autorx, por favor haznos saber su nombre para darle crédito.

Árbol.

Por Gabriel Cárdenas Villanueva*

 

Abatida por la noche
sucumbo exhausta ante la tierra
que me absorbe…me bebe

Mi cuerpo se vuelve anacrónico
se vuelca y entierra en tus raíces
tus hojas rozan
me incendian la corteza

Subo por tu tallo
mientras las copas danzan sobre mí
acariciándome el sueño

Comienzo a llover.

Seguir leyendo Árbol.

Necesito.

Por Vianey Toriz Meneses*

Necesito un respiro, necesito una carga extra de energía, siento que me consumo, siento que el tiempo se me está escapando entre los dedos, entre los recuerdos y el sol, entre el presente y el atardecer, entre el futuro y el anochecer; necesito escapar, escapar sin sentirme culpable, gritar sin ser señalada, correr sin ser alcanzada, llorar sin ser escuchada, necesito actuar hasta perderme, mi veneno mi perdición y mi salvación; hablar con toda la franqueza, ser escuchada y aceptada, romper lo que es, para empezar a crear lo que será. Me siento encerrada, me falta el aire, el espacio, me falta perderme, que nadie me vea, me hace falta tanto ser, romper las reglas, no lo puedo evitar, esta soy yo; necesito sentir amor, sentir dolor, sentir furia, exaltarme, romperme, enloquecer, bailar hasta cansarme y seguir bailando, gritar hasta sudar, sentir hasta llorar, luchar hasta ganar; me siento estancada, me muevo sin parar pero no avanzo ni retrocedo, me quedo en el mismo lugar, necesito perder o ganar, no ser más que lo que soy. Luchar por mí, por nadie más, ser egoísta, ser vanidosa, sin ser señalada, criticada, juzgada, que me culpen entonces por querer ser yo; nadie vivirá ni morirá por mí, nadie sufrirá, ni disfrutará por mí, esta vida es mía de nadie más, la sonrisa es mía, la lagrima que cae, la vida que avanza y el tiempo que no regresará jamás, mi reloj, mi medida, mi ser, mi vida, solo mía, si algo me pertenece en este mundo es mi cuerpo, mi mente, mi alma, mi libertad, mi ser.


FOTO.VIANEY*Vianey Toriz Meneses, 37 años de edad, originaria del estado de Tlaxcala México, feminista desde niña porque siempre hubo algo en su mente que le decía que las situaciones a su alrededor no estaban bien, que existía desigualdad, incongruencia, injusticias hacia las mujeres. Siempre le ha gustado dibujar y escribir lo que vive, lo que siente, lo que le causa alegría, tristeza, miedo, enojo. Escribe con honestidad y libertad, aun siendo feminista desde niña, ha sufrido del machismo y el patriarcado que prevalece en nuestro país, quiere colaborar con sus letras, con su arte, colaborar a la libertad de expresión, colaborar y si lo logro, inspirar, mover ideas, creencias, reflexión.

Contáctala en Facebook o por correo electrónico: via.tormen@gmail.com.

[Imagen de Vianey Toriz Meneses]

Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos.  Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

El brotar de las plantas

Por Marina Rosón*

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Argumento:

A los dieciocho años de edad tuve un brote psicótico, durante ese episodio deambulaba mucho de noche por la ciudad.

De aquella no conocía la herramienta mágica: La cámara fotográfica. Estuve dos meses delirando y muy desorientada. Cuando salí del hospital que tuve un ingreso de dos semanas aproximadamente. Me dijeron los médicos que tuve un brote psicótico. La palabra que se retuvo en mi psique, fue: “brote”. Acto seguido me imaginé el brotar de las plantas. Seguir leyendo El brotar de las plantas

Patriarcado: la enfermedad invisible.

Por Samara Flores*

Durante años, épocas y generaciones enteras, hablar de política y mujeres era considerado la antítesis la una de la otra. Es decir, bajo la condición de mujer se nos privó de diferentes recursos, situaciones e incluso derechos que por naturalidad nos debieron de ser concebidos por el simple hecho de existir, pero la realidad es otra. Aún y cuando en la actualidad se sigue trabajando en la desarticulación de diferentes órdenes sociales como la hegemonía patriarcal para mejorar las relaciones sociales, siguen existiendo esos imaginarios colectivos arraigados que dificultan el desarrollo de una sociedad equitativa donde se trate a su totalidad como lo que son: personas. Seguir leyendo Patriarcado: la enfermedad invisible.

Escluyida / Excluida

Por Sema Dola*

ESCLUYIDA

Si ero’l fracasu del sistema

escluyida

del traxín de los dis

del dir y venir

de los coches

y de los cafés

ente los papeles y les llibretes

de les conversaciones y los diretes Seguir leyendo Escluyida / Excluida

Contra el patriarcado: feminismo antiespecista.

Por La Fata Morgana*

A propósito del Día Internacional de la Madre Tierra, vale la pena hablar un poco sobre el feminismo antiespecista. Aquí en Feminopraxis ya hemos hablado sobre feminismo interseccional y hemos dicho que éste se caracteriza por la inclusión del análisis de diferentes variables que promueven o facilitan la discriminación y desigualdad; es decir, el feminismo interseccional no se concentra sólo en el sexo/género sino también en la raza, la clase, la edad, la orientación sexual, etcétera.

En este sentido, este feminismo también (al menos en teoría) debería preocuparse por los aspectos ecológicos en todas sus dimensiones. Seguir leyendo Contra el patriarcado: feminismo antiespecista.

San Junipero, feminismo especulativo y el derecho a imaginar

Por Juan Analí*

Black Mirrror es una serie de ciencia ficción británica, dividida en capítulos independientes que tratan  de  los posibles futuros de la humanidad si ésta mantuviera la misma línea ideológica que esta llevando el desarrollo tecnológico hasta ahora. La mayoría de sus episodios son escenarios distópicos, que dan cuenta de la decepción generalizada y del estado de decadencia humana actual: la crítica generalizada al desarrollo tecnológico de nuestros días nos lleva a imaginar futuros donde todo está perdido y la tecnología ha despertado lo mas oscuro de la esencia humanoide. Sin embargo, la serie sacó un episodio distinto al resto, en el que el futuro parece un lugar acogedor, lúdico y amable, donde las personas no han perdido el miedo al dolor, la melancolía, la tristeza, la nostalgia y el cariño, este episodio que ha sido el favorito de los fans, es protagonizado por mujeres, mujeres además que se aman. Seguir leyendo San Junipero, feminismo especulativo y el derecho a imaginar

Ceguera.

Por Gabriel Cárdenas Villanueva*

La vida sin pestañas no es tan interesante como imaginé.
Mis ojos despiertan antes que el resto de mi cuerpo

inmóvil

recibe al amanecer filtrado rojo sobre mi piel

siento al rojo dibujar luz en él

pequeños patrones que imitan a los huequitos de la cortina por donde raya el día

Mis ojos sin pestañas sienten la luz pero ya no ven

ahora escuchan el golpeteo de tu persiana contra la ventana que enmarca al cielo en la esquina de esos tus ojos que aún me ven.

Seguir leyendo Ceguera.

5 bailarinas que rompen estereotipos

Si realizas una búsqueda rápida en internet sobre las bailarinas más famosas de la historia, notarás que hay nombres que van a repetirse como Isadora Duncan o Martha Graham, mujeres talentosas que en efecto, hicieron una enorme aportación en el mundo de la danza.

Sin embargo, estás mujeres también tienen algo en común, son blancas, fueron famosas en su juventud y son provenientes de países que son grandes potencias mundiales.  En estás selecciones no aparecen mujeres bailarinas afrodescendientes cuya belleza o condición física salga de los cánones establecidos.

No se trata de devaluar el aporte de otras grandes mujeres, pero sí de poner atención al seguir escribiendo la historia de la danza y nombrar a aquellas mujeres que en el pasado y actualmente están rompiendo estereotipos, viviendo historias de resiliencia y abriendo puertas para las que vienen, construyendo desde la danza, amor, sororidad y espacios feministas en movimiento.

Acá presentamos una selección de 5 mujeres a las que queremos honrar: Seguir leyendo 5 bailarinas que rompen estereotipos

Revista Digital Feminista ♀

A %d blogueros les gusta esto: