Editorial (septiembre)

Mes con mes hemos reflexionado sobre la importancia de los derechos humanos y la justicia de género en un mundo patriarcal como el actual, en el que seguimos siendo minoría. A pesar de cada logro en la arena pública, nuestros derechos se ven anulados o entorpecidos por una serie de barreras que los grupos dominantes ponen a cada paso que damos.

Este mes queremos detenernos en diversas fechas de interés para las mujeres, tanto en México, como en el mundo. Tuvimos, por ejemplo, el 5 septiembre, Día Internacional de la Mujer Indígena y con esto queremos recordar a Bartolina Sisa, quien durante el periodo de insurgencia aymara-quechua durante la segunda mitad de 1700,

asume un papel de liderazgo: fue jefa de batallones indígenas, demostró gran capacidad de organización y logró armar un batallón de guerrilleros indígenas. A su vez, armó grupos de mujeres que colaboran con la resistencia a los españoles en diferentes pueblos del alto Perú. (Contagioradio)

En Latinoamérica y muchas otras partes del mundo, las mujeres indígenas han sido la fracción social más reprimida por el sistema patriarcal; ya que ellas se encuentran discriminadas no sólo por su género —dentro y fuera de sus comunidades— sino también por su raza y su clase. Queremos reflexionar sobre las problemáticas socioeconómicas y de salud sexual y reproductiva a las que todas las mujeres  nos enfrentamos día con día, pero haciendo hincapié en que las mujeres indígenas lo hacen con un triple esfuerzo, que debemos reconocer y enfrentar juntas, para que ninguna mujer sufra desventajas frente a otra (ni frente a ningún hombre, por supuesto), sólo por su origen racial o étnico.

Esto nos lleva al 14 de septiembre, día Latinoamericano de la Imagen de la Mujer en los Medios. Que esta fecha nos sirva para cuestionar los estereotipos de belleza que se reproducen, generación tras generación, sobre cómo debería ser la ‘mujer bella’; como si la diversidad no existiera en algo que es tan vasto y distinto como el cuerpo de humanas y humanos. También es un llamado de atención a los gobiernos latinoamericanos y caribeños, a las industrias de la belleza, la farándula y el entretenimiento para dejar de presionarnos. Queremos vivir libres de estereotipos, discriminación y que nuestros cuerpos no sean más vistos como objetos para complacer a otros-masculinos.

Necesitamos medios libres, alternativos, con discursos propios y autorepresentación de mujeres diversas en todos los aspectos. Que las mujeres no seamos sólo vistas como adornos y que nuestra voz sea escuchada como símbolo de conocimiento y profesionalismo. Ya Carmen Aristegui y Lydia Cacho, periodistas mexicanas, abrieron el camino para mostrar fuerza y coraje dando información para que la sociedad forme su propio criterio. Que esto alimente a niñas, adolescentes y mujeres para ser capaces de alzar su voz dentro (y fuera) de los medios.

Nuestras voces importan y nuestras vidas también, por ello desde Feminopraxis repudiamos cualquier acto que nos invisibilice.  Así, el 23 de septiembre, Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres y Niñxs, ponemos en alto nuestra preocupación sobre la trata, así como la absurda creencia de que las seres humanas somos mercancía para satisfacción de los hombres y que por ello podemos ser secuestradas, engañadas y esclavizadas sexualmente sin que se haga mucho al respecto. Exigimos que se respete nuestra vida y nuestra seguridad, pues un mundo sin mujeres es un mundo incompleto. Recordemos que sin demanda, no hay trata.

Sabemos que los derechos parten de necesidades políticas, sociales e históricas y también sabemos que, como mujeres, a lo largo del tiempo hemos tenido que exigir y pelear por el ejercicio pleno de nuestros derechos; pues así como este sistema nos ha etiquetado como objetos de consumo, también nos ha dado la etiqueta de objetos desechables. El 23 de septiembre, en nuestro país, se conmemora el Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer; y por ende exigimos que nuestro derecho político se extienda hasta nuestros cuerpos y vidas. En México y en el mundo, millones de mujeres buscan acceder a un aborto seguro cuando se trata de una maternidad NO deseada, por la razón que sea. En agosto, Chile dio un avance en derechos humanos al permitir que las ciudadanas puedan decidir si interrumpir o no su embarazo bajo tres causales; esperamos que con el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, que se conmemora el 28 de septiembre, podamos reflexionar sobre la importancia de tener los recursos para ejercer una maternidad saludable y, por supuesto, para interrumpir un embarazo si nuestro deseo no es ser madres.

Invitamos a la reflexión colectiva para romper el silencio sobre los estereotipos y discriminaciones que como mujeres hemos vivido. Gritamos ¡Ya basta! porque estamos cansadas de que se nos obligue a ser o hacer de determinada forma, a cumplir mandatos que no sentimos reales en nuestros contextos, a ser sujetas a lo que el sistema disponga de nuestras vidas, a no poder caminar libres y seguras, a no vivir nuestras vidas con la plena seguridad de que lo que hacemos no será usado por la sociedad en nuestra contra.

Carol Hanisch ya nos dijo antes que “lo personal es político”. Como seres humanas, nos cruzan diversas violencias no sólo en lo público sino también en lo privado, y el Estado, las culturas, las religiones, las sociedades y los medios NO tienen por qué ocultar nuestro dolor y nuestra rabia. Convirtamos eso en un motor para que nuestras voces unidas puedan alzarse bajo un mismo tono, ese que lucha por alcanzar el ejercicio pleno de nuestros derechos.

-Feminopraxis


 

Redes Sororas

Por Mónica Ceja*

Durante toda mi vida normalicé y minimicé un sinfín de comportamientos machistas en mi persona, cuando empecé a ver por primera vez hacia dentro y a autocriticarme en vez de hacerlo con las demás, comprendí lo importante que es deconstruirse de este sistema patriarcal, y claramente no es fácil, ni de la noche a la mañana voy a terminar con algo que me inculcaron desde pequeña, pero no me he rendido ni pienso hacerlo, ya no tengo miedo de equivocarme, en cambio, me informo, pregunto, investigo, intento nunca dejar de cultivarme, y trato siempre de corregir los errores que cometí antes de comenzar con este proceso, todos aquellos en los que actué como opresora.

Considero sumamente importante que todas empecemos a trabajar en la sororidad, a tejer redes fuertes, solo nosotras podemos cambiar nuestra realidad, defendernos, cuidarnos cuando sea necesario, actuar juntas, claramente el sistema nos encamina a mantenernos separadas, a competir entre nosotras todo el tiempo, nos hacen pensar que es natural odiarnos entre mujeres.

Cada día aprendo de todas las mujeres que me rodean. Amigas o no, debemos mantenernos unidas. El feminismo sin sororidad no es feminismo. Porque cuando eres feminista no lo eres por ti, lo eres por todas.

“Nuestra primer arma es el amor entre mujeres”


*Mónica Ceja, ferviente creyente del amor entre mujeres como primer arma, feminista a gritos, un poco poeta y un poco ilustradora. Vive en Colima, MX.

Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos. Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

FÉMINA Y LAS RIMAS DEL SER

Entre cabelleras de colores, vestuarios llamativos que recuperan sus raíces sudamericanas y una belleza onírica en su performance, surge Fémina. Tres talentos de Argentina que convergen para deleitarnos con sus letras y música. Catalogadas como “feminist folk-rap”, Toti, Wewi y Claridad sin duda nos ofrecen la mezcla perfecta entre folk sudamericano y la fuerza del rap en rimas firmes. Poesía feminista. Así lo interpretan nuestros oídos, que escuchan detenidamente a estas chamanas musicales -como las describiría una amiga- mientras los pies y manos bailan.

femina1

Seguir leyendo FÉMINA Y LAS RIMAS DEL SER

Pussy Riot: medios oficiales en Rusia y cómo subvertirlos.

“Estábamos en busca de verdadera sinceridad y sencillez, y encontramos estas cualidades en la santa locura del punk”. Nadezhda Tolokonnikova, integrante de Pussy Riot

Maria Alyokhina, es una de las integrantes del colectivo artístico musical Pussy Riot, un grupo de feministas punks, que al saber de la reelección de Vladimir Putin para presidente de Rusia en el periodo 2012-2018, se preguntó un frío verano del 2011:

El mágico otoño del 2011. La revolución de nieve, ¿qué escribirán en los libros de historia? ¿la mencionarán en absoluto? ¿qué será de ella -será el comienzo de una revolución más grande que está por venir-? Fuimos guiados (el pueblo ruso) por una creencia en la posibilidad del cambio, una creencia ingenua e infantil que puede despertar repentinamente en los adultos y es usualmente acompañada de sentimientos de vergüenza y la necesidad de justificarse. Salimos a las calles. Escribimos carta por carta hasta convertimos en una declaración revolucionaria.

Riot Days, Maria Alyokhina.

Seguir leyendo Pussy Riot: medios oficiales en Rusia y cómo subvertirlos.

Labor doméstica, capitalismo y nuevas demandas

Por Maria Gourley*

Hombres y mujeres no somos explotados de igual forma por el capitalismo; dos fundamentos básicos avalan lo antepuesto: la condición de la mujer en el mundo laboral remunerado, donde perciben en promedio un 37.4% menos que los hombres en el sector público y hasta un 50% menos en el sector privado (Estudio Manpower, 2005), y la situación de la mujer dedicada a las labores domésticas y al cuidado de la familia

Yo misma fui criada por una “dueña de casa”; yo y la mayoría de mis compañeras de clase y mujeres provenientes del círculo social donde me tocó crecer. Los roles que aprendimos no eran cuestionados ni debatidos: así eran las cosas. Los hombres trabajaban en el ámbito público y las mujeres cuidaban a sus hijos(as) y realizaban las labores domésticas. Socialmente, inclusive, se percibía con compasión a aquellas madres (y me atrevo a expresarlo sin miedo de faltar a la verdad) que “trabajaban”, porque la inserción de las mujeres en el mercado laboral remunerado se relacionaba con la carencia (lo cual es probable que fuera mayoritariamente cierto). Fui de aquellas a quienes les tocó levantar los platos y lavarlos en domingo familiar, mientras mis hermanos se quedaban sentados disfrutando de la sobremesa. Seguir leyendo Labor doméstica, capitalismo y nuevas demandas

Frida Kahlo: un referente erróneo del feminismo

Por Alejandra Franco*

Tanto Frida Kahlo como el feminismo se han vuelto un tema de moda. Cualquier chica que se dice ser feminista, suele mencionar a Frida como un estandarte de las mujeres. Pero, ¿es cierto que deberíamos considerarla como un símbolo del movimiento feminista?  Mi respuesta rotunda es un NO.

Los medios nos han pintado a una Frida que dista mucho de lo que en realidad fue. Y nosotros, día con día alimentamos ese pensamiento en el que alabamos a Kahlo por ser “una chingona”. ¿Una chingona?

Permítame señorita, está usted equivocada.

Seguir leyendo Frida Kahlo: un referente erróneo del feminismo

De putas, zorras y guarras: el lenguaje corrompido por el machismo

Por Clara S. Quintana*

                Tengamos la siguiente situación:

                [Una mujer, no pensemos en su nacionalidad, no pensemos en su raza, no pensemos en su estatus social (aunque la diferencia entre alguien de clase alta y alguien de clase trabajadora sería inmensa), tiene cuatro parejas seguidas. Cuatro affaires que no significan ninguna atadura para ella. De pronto, decide que quiere tomarse un descanso, que no le interesa tener nada con nadie, ni repetir aventuras con alguno de sus cuatro ligues ni buscarse uno nuevo. Pero da la casualidad que uno de los ligues, un hombre, considera que es el momento idóneo para tratar de pescar ahora que las aguas no parecen complicadas. Ella le rechaza. Él insiste. E insiste, e insiste.

Seguir leyendo De putas, zorras y guarras: el lenguaje corrompido por el machismo

Para mi libertad, bastan mis alas

Para mi libertad, bastan mis alas,
para poder cantar basta mi aliento.
Nadie más que yo tendrá derecho
sobre mi voz, mi mente y mi cuerpo.

Para mi libertad, bastan mis piernas,
bastan mis brazos con que me alzo si tropiezo.
Son mis pies quienes deciden si detengo
mis pasos hacia el triunfo de mis sueños.

Seguir leyendo Para mi libertad, bastan mis alas

QUEJAS PERSONALES

Por Mónica Ceja* 

Estoy harta de sentirme insegura cada que camino sola, de tomar caminos más largos porque la calle está oscura y me da miedo ser atacada, de no poder salir sin un gas pimienta en el bolso o las llaves entre los dedos a modo de manopla, de que desconocidos me griten palabras morbosas que jamás pedí, de que me chiflen o que un desconocido me de los “buenos días” mientras recorre mi cuerpo con su mirada asquerosa. Estoy harta de ser más selectiva en la ropa que usaré cuando voy a salir porque lo admito, suelo pensar en que si uso short me gritaran más cosas a comparación de cuando uso pantalón.

Seguir leyendo QUEJAS PERSONALES

Olinka. La música es un camino de paz.

En el nuevo Foro Hilvana me tocó ver a Olinka Oficial, una cantante mexicana que muestra gran fuerza y presencia, una potente voz que se combina con Reggae, Hip-Hop y música tradicional. En su trabajo reflexivo como artista ella hace una presentación de su obra que mostramos acá, porque ¡Qué mejor que ella misma para presentarse con ustedes!

Seguir leyendo Olinka. La música es un camino de paz.

Revista Digital Feminista ♀

A %d blogueros les gusta esto: