Archivo de la categoría: Poesía

Poemas feministas de la comunidad + recomendaciones de poesía feminista y/o escrita por mujeres

Botón

 

Por Sema Dola*

Non, agora non
Teo de coser un botón
L’abertura que me facía
la camisa
engrandóse
y esta mañana
enseñé-y los pechos
al caxeru del bancu
Firmé una nueva tarxeta
nun supi dici-y que non Seguir leyendo Botón

Cuatlicue

Por Gabriel Cárdenas Villanueva*

Negra y palpitante
creadora de antaño tú
la que hace y devora entrañas
llorando me has traído a respirar.

En mi andar por las voces muertas
vine a recostar mi aliento en tus pesares
a susurrarte plumas en el vientre
sumergir mis dedos para acariciarte.

Tómame tranquila
arrulla mi cuerpo en tu regazo
desvélame en el sueño de tu manto.

Tú, que vida cargas arriba
y muerte llevas debajo
acurrúcame en tus enaguas
súmame a tus cráneos eternos.

Seguir leyendo Cuatlicue

¿Quién más?

Por Patricia J. Dorantes*

Si mañana mismo la tierra se sacudiera,

Sé que no tendría nada que temer,

Porque sé que al final, cuando todos se hayan ido,

Cuento con mi propia fuerza para subsistir.

¿Quién más que yo puede entenderlo?

Seguir leyendo ¿Quién más?

Para mi libertad, bastan mis alas

Para mi libertad, bastan mis alas,
para poder cantar basta mi aliento.
Nadie más que yo tendrá derecho
sobre mi voz, mi mente y mi cuerpo.

Para mi libertad, bastan mis piernas,
bastan mis brazos con que me alzo si tropiezo.
Son mis pies quienes deciden si detengo
mis pasos hacia el triunfo de mis sueños.

Seguir leyendo Para mi libertad, bastan mis alas

NO DEBEMOS NADA

Aviso: El texto siguiente es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos.  Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

No Debemos Nada

En la historia se nos ha quemado, apedreado, silenciado.
Quieren nuestro sexo,
nuestro cuerpo como la saciedad de sus ganas.
Se piensa que existimos para complacer
manoseos, reclamos, recelos.
Amantes obligadas, ultrajadas.
Sin oportunidades, burladas, acosadas;

sin voz, amenazadas, golpeadas, asesinadas.

Somos putas, mal cogidas, arrastradas;

con ellos, sin ellos, por ellos,

en sus manos, de su boca,

por su rabia.

Lucho por lavar las miradas
sutilmente lanzadas,

quieren mi piel, entre sus pestañas la atrapan.

Me permito ignorar sus halagos
–murmullos descarados,

no lo lamento, no les debo nada.

Sobrevivo en un país donde se nos mata

más de lo que se nos aclama;

donde la religión nos quiere santas

sirviendo a gatas y calladas;

donde entre mujeres nos señalamos

por un ápice de libertades condicionadas;

donde la lucha es cuestionada,

opiniones mínimas, ridiculizadas.

Nos dejan sin nombre, en baldíos, callejones;

creen que nuestros derechos

son poder divino de sus leyes y decretos.

Cuestionan nuestras habilidades, nuestras decisiones.

Que no hay querella que no sea impulso

de esos días del mes;

y no, no es nuestra sangre la que nos esclaviza,

sí lo es la creencia de que nuestro servicio

es su premisa.

En la historia se nos ha quemado, apedreado, silenciado.

Pero cada año la lucha es agua, es aire, es vida.

Un 8 de marzo, cualquier semana, cada día,

reescribimos sobre los golpes, sobre los fantasmas,

somos más que gritos y patadas,

seremos escuchadas.

Somos libres,

y no, no debemos nada.

 

-Sabel  (08/03/2017)

Sigue a Sabel en Twitter como @sumasshedshaya_

Ellas no se van

Aviso: El texto siguiente es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos.  Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

 

Motas de polvo despertando

En la madrugada
La tierra sigue girando
Y somos motas de polvo
Despertándonos

-GGF


Escribir desde las entrañas

No puedo eacribir si no es desde las visceras
Desde la desgarrada rabia
El encono
E incluso la moqueante y saltimbanqui felicidad.
De que otra forma sino exultante?
Si no lo siento todo desde las entrañas,
Desde dónde?

-GGF


Ellas no se van

No, no se van.
No importa lo que nos digan. Ellas no se van.
Se impregna su sol, su perfume, sus manos que sostenían banderas, biromes y papeles. Quedan acá, son maestras que tenemos que seguir, son ancestras.
Noooo, no, señoras y señoritas, nunca crean eso de que se van, ellas son la neblina, son partículas de luz.
Son esa garúa, ese repentino canto en una garganta fina y alada. Y son las flamas del incendio en el interior de una goma de auto que se relame devorando mientras alrededor bailamos, porque ellas, ellas, compañeras, se han vuelto bandera, palabra, motivo y estela.
Ellas no se van.
Aquí, dentro de cada asamblea, de cada marcha, de cada grito en nuestras gargantas, se quedan!!!
Zula, Diana, Lohana, y todas las compañeras que hoy nos necesitan, PRESENTE!!!

-GGF


Mujer que canta

Que es lo que canta
La voz que entona
Bajo el agua que cae
Fuente del cielo
Piedra tras piedra
Gota por gota
Se abre camino
Jubilo avante
Sabe su risa
Del horizonte
Mujer que canta
No retrocede.

 

-GGF

Puedes seguir a Griselda Gloria Fernandez en Twitter (@Madretierra_2) y Facebook (@Griselda Fernandez)

Ni Una Muerta Más (acróstico)

Nada de mi cuerpo en sangre, nada de mi nombre

Imaginario para esos ojos sordos que olvidan mi cara.

Un instante revestido de miedo y pintado de agonía

Niega la salida de este laberinto olor a muerte.

Almas en pena me encuentro cuando la vida mía desaparece,

Mis muslos golpeados con insultos, mi futuro marchito ahogado en

Un vaso de whisky barato, entre labios me arrancan el

Espíritu, mutilan mis pasos. Sexo interminable con

Roedores de mi dignidad; miradas ocultas en la noche.

Temerosa de tanta violencia. Gritos desde el alma y

Aún no hay nada de mi nombre en sangre, nada de mi cuerpo.

Mujer, vela apagada, mujer rota, mujer estrella consumida,

Ánima vagando, ¿dónde están los que te matan? ¿dónde van los que me buscan?

Silencio, otra voz yace, perdida; nada de mi cuerpo, nada hay de mi vida…

 -La Fata Morgana


La Fata Morgana —Feminista, socióloga y poetisa mexicana. Amante del café y los animales. Publica el blog de poesía y otros insomnios Lunas Letras y Café.  Le apuesta al veganismo como estilo de vida ético, justo y libre de crueldad para todxs. Su alter ego: Pamela Erin Mason R.

Twitter/Instagram: @lafatamorgana_