Gracias a lxs gordas

Por: Tatiana Romero* I. Gordofobia primigenia Cada vez que voy a México, unos meses antes…