El discurso religioso objetiviza a la mujer buena y sataniza a la mujer sexuada y pensante

Por: María Fernanda Zuñiga Rivera* El siguiente texto reflexiona cómo el discurso religioso juega un…