Santa Marta

Por: Natalia Orellán*   El malecón huele a pez muerto. Me impacienta la vista de…