Archivo de la etiqueta: Comunidad

Ceguera.

Por Gabriel Cárdenas Villanueva*

La vida sin pestañas no es tan interesante como imaginé.
Mis ojos despiertan antes que el resto de mi cuerpo

inmóvil

recibe al amanecer filtrado rojo sobre mi piel

siento al rojo dibujar luz en él

pequeños patrones que imitan a los huequitos de la cortina por donde raya el día

Mis ojos sin pestañas sienten la luz pero ya no ven

ahora escuchan el golpeteo de tu persiana contra la ventana que enmarca al cielo en la esquina de esos tus ojos que aún me ven.

Seguir leyendo Ceguera.

Las malditas listas

Por Esther Valero*

Estoy a punto de acabarla, la lista, la de los objetivos que me marco cuando se acerca mi cumpleaños. Pensaba en ella ayer, mientras planeaba qué tarta me iba a preparar -yo misma, aunque a gusto de los demás-; dónde podría celebrar la merienda -en algún lugar en el que después no me tuviera que dejar la piel en recoger-; y a quién invitar -si solo a la familia o también a los pocos amigos que me quedan-. En la lista de mis cuarenta y un años querría incluir como novedad dejarme cuidar, es decir, permitir que los demás me preparen tartas cuando el cumpleaños es mío, por ejemplo.
También quiero hacer hincapié en dos de los retos clásicos: aumentar mi nivel de tolerancia respecto al orden y la limpieza -ese es difícil de cumplir, porque ya me parece que está demasiado alto-, y estar más pendiente de mis amigas y familia. Seguir leyendo Las malditas listas

Escribir desde la Rabia

Por Karina Esmeralda Gallegos Bañuelos*

Hoy me he despertado y la verdad no he pasado una buena noche. Quiero escupirles a la cara a todos los que me acosan en la calle, tengo poca paciencia con los funcionarios públicos al llenar un montón de papeles sobre mi situación de violencia que sé, terminará archivada, estoy harta de estar parada en  esta fila por 7 horas para ser atendida y me den una hoja que diga que mi ex pareja no se puede acercar a mi o mis hijes, pero que no garantiza que él dejara de venir a mi casa, matar a mi perro, seguirme en la calle, esperarme afuera de mi trabajo o buscar la oportunidad para que mis hijes se vayan con él. Estoy cansada de irme a una casa de protección, de dejar mí trabajo, de alejarme de mis amigos o familia y que él esté en casa tranquilo, camine por la calle tranquilo, vaya a donde quiera tranquilo, mientras yo estoy con miedo por él. Seguir leyendo Escribir desde la Rabia

La Previa (Pequeños Relatos Alebrijes)

Por Caracauditia*

 

000100020003 Seguir leyendo La Previa (Pequeños Relatos Alebrijes)

Poemas varios

Por Clara Ortega Bosch*


*Clara Ortega Bosch. 22 años, Girona. Graduada en Publicidad y RRPP. Amante del arte en todas sus disciplinas.

Tumblr fotografía y diseños: http://myclaireclaire.tumblr.com/
Instagram: @corboschh
[Imagen cortesía de Pixabay]
Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos. Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

En el nombre de la madre (o por qué es importante construir genealogías)

Por Marla Freire Smith*

Esta idea me persigue desde hace dos décadas. Mediada por mi propio cambio de nombre (ambos apellidos pertenecientes a mujeres) no hace sino reforzar en mí esta pregunta: ¿acaso lo que no se nombra, existe?. Este es y ha sido uno de mis móviles de trabajo en artes visuales y desde hace algún tiempo, un enfoque para trabajar también en la(s) historia(s) y teoría(s) del arte[1].
Y es que nombrar es mucho más que sólo visibilizar. Y nombrar a la(s) madre(s), a las pioneras, las que serán referentes, todavía más. Es subrayar la importancia de la construcción de genealogía(s) que permita contar otra(s) historia(s), en todas las disciplinas del conocimiento. Y con esto me refiero a aquellas que han sido relegadas  al margen, esa incómoda periferia que cada tanto suma más adeptas/os que buscan visibilizar aquello que, desde el centro, se busca omitir. Seguir leyendo En el nombre de la madre (o por qué es importante construir genealogías)

Coraza

Por Madeley Roque*
Siempre habrá una pieza perfecta, un músico, una historia o una vida;
Pero no siempre lo encontramos así.
Tal vez no sea esa pieza, no esa canción, no esta historia o simplemente no en esta vida.

Seguir leyendo Coraza

Resulta Inútil

Por Patricia Dorantes*

 

Inútil resulta llorar en un rincón,

Sintiéndote rota en mil pedazos,

Por culpa de añejos dolores.

Al final no tiene caso culparse

Cuando la violencia ajena

Te ha desgarrado una y mil veces.

Inútil resulta llorar en un rincón, Seguir leyendo Resulta Inútil

De la intimidad o relativa a… ella

Por Mónica Proskauer*

Desde adentro…

Hay una y mil revoluciones, cada una de ellas lo sabe, lo sabe mi parte consciente que hay varias sentadas inconscientes, levantando la mano, realizando bailes, gritando entre dientes; a veces las escucho y las dejo hablar por mi boca, a veces me seducen y me rindo entre sus pechos, a veces nada, solo silencios.

¿Me escuchas en tu mente? Seguir leyendo De la intimidad o relativa a… ella

Cuando nuestra voz  se convierte en nuestra arma y después quieren dispararnos con ella.

Por Karla Amozurrutia*

“Nos damos cuenta de la importancia de nuestra voz cuando somos silenciadas”

Malala Yousafzai

Si una se atreve a alzar la voz para denunciar el acoso sufrido, la violación cruda, el hostigamiento permanente o esporádico, las prácticas discriminatorias, las agresiones callejeras, los abusos de sus jefes, la objetivización en el ámbito artístico, los tocamientos no consentidos, el lenguaje denigrante, los discursos que maltratan y minimizan a la mujeres, la violencia política, la misoginia generalizada y socialmente aceptada, el machismo de los amigos o parejas y muchas otras prácticas sociales, rasgos de un funcional sistema patriarcal, una tiene que estar preparada mental, física y psicológicamente para todo tipo de embates, todo tipo de justificaciones, todo tipo de hipótesis, todo tipo de juicios, todo tipo de disertaciones verbales que acaban en acusaciones, todo tipo de insultos, todo tipo de vejaciones, todo tipo de respuestas y cuestionamientos propios de un pacto patriarcal defendido por el mismo sistema que lo ha promovido y consentido, de parte de ellos –los más-, los hombres que no soportan que se les señale como violentadores, como agresores, tampoco soportan que las mujeres se autonombren como víctimas en proceso de empoderamiento, porque pareciera que nadie nunca les ha explicado que para que haya una víctima seguro hay un victimario; para ellos las víctimas no existen, simulan un dolor creado, mienten por convivir o son producto de una actuación, al fin y al cabo las mujeres siempre han sido melodramáticas; basta con echarle un vistazo a la literatura e identificar a los personajes femeninos que así como tenían virtudes tenían defectos que afectaba su confiabilidad por el exceso de emotividad nublando su pensamiento, también podían perder la cordura por enamorarse hasta el cogote o donde su conocimiento era banalizado por aquellos que abanderaban la razón, cabe decir que hay sun honrosas excepciones, cada vez más. 
Seguir leyendo Cuando nuestra voz  se convierte en nuestra arma y después quieren dispararnos con ella.