Etiqueta: refugiadxs

Editorial Junio 2018

Estamos ya en junio y, como cada mes, deseamos que las fechas por conmemorar sigan siendo en nuestras vidas ocasiones de lucha, creatividad y resistencia. Como siempre, invitamos a reflexionar con otrxs la importancia del tema y empezar a plantearnos una vida libre de violencia en todas las áreas de desarrollo. Entendemos que, como humanidad, hemos crecido en un sistema que tiene una gran base en torno a la agresión a otrxs y a la adquisición de poder para ejercer esa agresión. De ahí que este mes nuestras reflexiones y escritos se centren en los siguientes temas.

El 4 de junio es el  Día internacional de los Niños y Niñas Víctimas Inocentes de la Agresión. Tener en mente las múltiples violencias que atraviesan las personas en la niñez es un tema bastante doloroso porque sabemos que el sistema capitalista-heteropatriarcal tiene un gran pendiente con la niñez que vive en zonas de guerra, conflictos y desplazamientos forzados y tales son deudas intergeneracionales. Los Estados tienen una gran deuda con sus niñxs al no ofrecer condiciones plenas para ejercer sus derechos educativos, de acceso a la salud, al esparcimiento, a la cultura y a la vida libre de violencia. Y qué decir de la responsabilidad compartida que la comunidad internacional tenemos ante crisis humanitarias provocadas por desastres naturales, como lo fue el terremoto en Haiti en el 2010, el terremoto en México o el Huracán María en Puerto Rico a finales del año pasado, donde una de las poblaciones más afectadas fue la niñez, pues se vio expuesta a ser traficada sexualmente, desplazada o bien, emprender rutas migrantes en soledad o acompañamiento, exponiéndose a la incertidumbre y el abuso.

Y qué decir de la crisis que México enfrenta en temas como los embarazos infantiles, el comercio sexual infantil en zonas turísticas, los altos índices de violaciones en Iglesias, la explotación laboral en el cultivo ilegal de drogas para su exportación, las hambrunas y abandono de la niñez indígena, así como lxs cientxs de niñxs migrantes detenidxs en las fronteras. ¿Qué alternativas podemos pensar y accionar?

Siguiendo en la línea de abolir los ejercicios de poder verticales; los pequeños pero constantes logros que se van obteniendo nos permiten aplaudir a nuestras hermanas chilenas y a las mexicanas que se están organizando para erradicar la agresión sexista dentro de las aulas, y que con coraje salen a las calles a gritar ¡YA BASTA DE TU MACHISMO! ¡Magnífico que miles de mujeres estén luchando en diferentes partes del mundo para eliminar las prácticas educativas patriarcales! ¡Las apoyamos completamente y tienen nuestra sororidad!

Lo único lamentable es que una vez más, seamos las mujeres las que luchemos para cambiar las situaciones de violencia que nos rodean, ¿cuándo empezaremos a ver hombres manifestándose en contra de la masculinidad hegemónica, renunciando a sus privilegios y ejerciendo acciones concretas sobre la violencia machista que de su grupo genérico emana?

El 21 de junio es el Día Internacional de la Educación No Sexista y el aula es uno de los espacios a politizar como espacio libre de prácticas agresivas, sexistas, clasistas, racistas, homofóbicas, entre otras. ¡Queremos gozar de espacios seguros! Exigimos que los protocolos implementados en las Universidades y en los espacios educativos se cumplan y que las entidades académicas no solapen más los abusos de poder que desde el mundo académico se han normalizado.

También, desde este espacio hacemos un llamado a cuidar nuestros espacios naturales ¡el cambio climático que hemos creado nos esta acabando y a todas las criaturas del planeta! y es debido a que hemos estado consumiendo de manera descomunal lo que nuestra Madre Tierra nos da y a que no terminamos de entender que la humanidad no es ajena al resto de la naturaleza. Que el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, sea para reflexionar sobre nuestras prácticas de consumo y retarnos a nosotrxs mismxs modificando nuestras prácticas alimenticias y de compartir los recursos que se tienen. Preservemos nuestros ecosistemas, protejamos nuestros recursos naturales de las empresas extractivistas que solo buscan la muerte de la Tierra para seguir llenando sus bolsillos, y por supuesto recordemos que la lucha es de nuestros cuerpos-territorios. Hacemos hincapie en la consideración de que nuestra capacidad de raciocinio no nos vuelve superiores a las demás especies. Basta de reproducir esa mentalidad depredadora que el capitalismo patriarcal nos vende a través de los medios. Vivir sanamente es posible sin torturar y explotar animales y sin contaminar el planeta.

El 3er. domingo de junio es el Día del Padre. Este día deseamos que los hombres cuestionen sus paternidades. Un padre ausente también enseña de paternidades, marca de maneras diversas, pero todas hirientes a sus hijxs ¿qué clase de padre quieres ser? o ¿qué clase de padre te hubiera gustado tener? Esas son preguntas que esperamos marquen un nuevo camino a paternidades comprometidas y que trabajan en equipo con las maternidades, que no se pelean o les dejan todo a ellas. Ser un padre cariñoso, solidario, comprensivo, justo, no violento y comunicativo no resta a sus masculinidades, al contrario, las transforma en algo maravilloso para sus hijxs.

Nuestra sociedad se ha encargado de crear diferentes conflictos gracias a la intolerancia y el odio a lo diverso, por ello queremos mencionar que el 20 de junio es el Día Mundial del Refugiadx y el  25 de junio Día Mundial de la Diversidad Sexual. Las fronteras no sólo territoriales sino también mentales, han facilitado que una ola de odio a todo aquello que es ajeno a nuestras prácticas se vea atacado. Tenemos que parar las agresiones contra refugiadxs que lo único que buscan es paz en sus territorios y también a todxs las formas de expresión de la sexualidad, pues dentro de nuestras vidas, nuestro cuerpo es el principal territorio de lucha. Paremos los estereotipos que lo único que hacen es profundizar esas agresiones que están dañando a seres humanxs.

Una vez más, este mes es de reflexión y transformación y creemos que también debe de ser de trabajo y de lucha colectiva. Vemos necesaria la materialización de este nuevo mundo por el que los feminismos tanto estamos abogando. Un mundo despatriarcalizado y sin capitalismo, que celebre la diversidad y no la convierta en blanco de violencias, exclusión y despojo. Necesitamos transformarnos como sociedad y cuidar nuestro planeta. ¡Apoyemos las luchas por ese mundo! ¡Mejoremos nuestras vidas! Y solidaridad/sororidad ante todo.

-Feminopraxis

Editorial (diciembre)

El mes de noviembre terminó con fuertes reivindicaciones feministas que nos dejaron mucho por pensar y hacer. Cuando se destapó la cloaca en Hollywood acerca de que directores, productores y actores protagónicos llevaban décadas violando, amenazando y acosando a mujeres y hombres dentro del mundo del espectáculo, el hashtag #MeToo o #YoTambién, hizo que miles de mujeres a través de las redes sociales, contaran sus casos de violación y acoso no dentro de los reflectores, sino en la vida cotidiana. Leímos desde la hija que fue violada por su padre, hermano, abuelo, tío o familiar cercano, hasta testimonios de estudiantes universitarias, empleadas domésticas, niñeras y miles de mujeres que nos hicieron reflexionar que no hay lugar seguro para ser mujeres, ni mucho menos espacios seguros para contar nuestras historias porque lo que nos han mostrado los últimos casos de violaciones y feminicidios, es que a la víctima merece ser ignorada; y que las leyes y cortes terminan haciéndonos responsables de los actos de quienes abusan de nosotras.

Lo preocupante de esa realidad, como otras que desatan campañas con hasthtag, es que corremos el riesgo de quedar circulando en el espacio virtual, cuando otra realidad nos vuelve a convocar. Un reto de la articulación feminista es lograr empatar agendas en común, respetando los procesos que se den al interior y lograr que esas agendas pasen a cambiar y transformar las leyes, la cultura, la educación y, como dijera Audre Lorde, desmantelar la casa del amo. Teniendo esto en mente es como Feminopraxis estuvo presente en el 14o Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (14EFLAC2017), que convoco a cientos de feministas, personas no binarias y queers en Uruguay. Nuestra compañera Lídice Villanueva nos representó y pronto nos compartirá sus impresiones sobre esta articulación feminista continental, que bajo el lema “Diversas pero no Dispersas” nos lleva a pensar que temas como los feminicidios, los derechos sexuales, los derechos reproductivos, la seguridad, las resistencias y los activismos son parteaguas de prácticas feministas en las cuales trabajamos.

Con todas las distintas reflexiones que desde los feminismos generamos día con día, diciembre lo iniciamos concientizándonos aún más sobre la salud sexual en favor de eliminar los estigmas que hay en torno al VIH-SIDA, apostando a que la educación sexual de calidad es un pilar imprescindible para el ejercicio de sexualidades libres, sanas y seguras para todxs.

En el mismo camino de visibilizar las problemáticas  sociales que nos rodean, a nivel mundial nos indignó saber que en Libia, inmigrantes africanxs estaban siendo subastadxs como esclavxs. Este horrendo suceso se da en un contexto de profunda crisis humanitaria, donde aún hay personas, países y leyes que consideran que unas vidas valen más que otras dependiendo de su origen social, estatus migratorio y color de piel, para “justificar” formas de deshumanización. Ya en otras ocasiones desde este espacio nos hemos pronunciado en contra de cualquier tipo de esclavitud, sobre todo aquella donde los cuerpos humanos son empleados para satisfacer las necesidades económicas de las oligarquías locales-globales que lucran con los recursos naturales del planeta y los cuerpos de las mujeres o de quienes están en condiciones de precariedad de vida. Desde Feminopraxis reprobamos que inmigrantes y refugiadxs sean estigmatizadxs y llevadxs a condiciones de esclavitud. Así mismo, demandamos que en Grecia cesen los campos de exclusión de refugadxs que, en esta época invernal, cubren de nieve, dolor y olvido a lxs miles de seres humanxs que en busca de una realidad menos dolorosa, han sido tratadxs como criminales de las fronteras.

Al pensar en la interseccionalidad como una forma de analizar nuestras prácticas feministas, el 3 de diciembre que fue el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, nos lleva a pensar que miles de hermanas con diversas capacidades diferentes aún son excluidas no sólo del acceso a servicios básicos, sino también de espacios feministas y apoyo para lograr condiciones de vida digna, donde principalmente sean capaces ellas de decidir por sus cuerpos. Si no logramos abrir los espacios y provocar el encuentro con ellas y escuchar qué sucede a su alrededor, nuestro feminismo será de privilegios y no lograremos que todas las mujeres gocemos de todos los derechos humanos, como bien lo conmemoramos hace dos días en el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Un tema que nos preocupa a nivel nacional y político es la puesta en marcha de la Ley de Seguridad Interior que se está manejando para su pronta aprobación, evadiendo el trabajo democrático que tiene que ser realizado ante esto. Con esta ley, el presidente en turno podrá introducir a las fuerzas armadas en cualquier punto que considere que la policía local y federal resulten ineficientes para controlar supuestas zonas que requieran ser intervenidas, militarizando dichas zonas y poniendo en riesgo los derechos humanos de quienes radican ahí. Esto no es algo nuevo porque desde que se inicio la guerra contra las drogas en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) todo México ha visto al ejército en las calles, trayendo consigo una serie de asesinatos impunes, desapariciones forzadas, feminicidios y un alta de corrupción y desvío de recursos de la nación. Que el pasado Día Internacional contra la Corrupción nos anime más allá de esa fecha a pensar qué otras formas de gobernanza, ética y economía son posibles, no sólo en lo macro sino de igual manera en lo micro. ¡Como mexicanas estamos cansadas de tanta corrupción y desolación!

El 18 de diciembre es el Día Internacional del Migrante y el 20 de diciembre el Día Internacional de la Solidaridad Humana. Queremos reflexionar cómo es que la migración impacta de manera diferenciada desde una perspectiva de género. La crisis humanitaria que vivimos, ha llevado a poblaciones enteras a desplazarse incluso fuera de las fronteras nacionales, mientras que las leyes migratorias se están volviendo más rígidas, así como la xenofobia, la exclusión y la discriminación. Miles de mujeres son orilladas por motivos económicos a dejar sus lugares de origen para ir a otros países o lugares y trabajar en condiciones de precariedad y explotación, repitiendo roles de género en el mercado laboral: en el sector de la limpieza y los cuidados, en el sector de los servicios y la producción en serie de mercancías; todo con salarios mínimos. Son las mujeres migrantes que se van y las que se quedan en los campos y espacios rurales, el sector que más debería ser considerado a la hora de pensar en el desarrollo, y las posibilidades de cambiar las economías. Es por ello que la solidaridad / sororidad con las mujeres migrantes debe ser un un tema que nos incumbe más allá de gritar que Ningún Ser Humano es Ilegal, Ninguna Mujer es Ilegal.

Queremos además agradecer a todxs lxs colaboradorxs que han nutrido este espacio con sus increíbles colaboraciones desde diversas latitutes durante este año que termina. Que el próximo año, que se viene lleno de retos, sorpresas y proyectos de crecimiento, siga gozando de ustedes y sus trabajos.

Así que cerremos este 2017, con la convicción de que nosotrxs mismxs, en colectivos e individualmente, seremos capaces de construir el mundo que queremos habitar y la sociedad donde queremos ser ciudadanxs sin miedo a los estigmas, las exclusiones y las violencias. Comprometámonos por mantener las prácticas antipatriarcales y anticapitalistas en nuestro día a día y así fortalecer la sororidad, el respeto al planeta y sus habitantes (humanos y no humanos) así como la libertdad, siempre.

¡Feliz Año 2018! 

-Elizabeth Tabares  – Pamela Erin Mason 
-Lídice Villanueva -Jael de la Luz