Etiqueta: mujeres de color

Muchacha fanzine: punk, artista decolonial y activista xicana interseccional.

Los fanzines son un poderoso instrumento de producir conocimiento y compartirlo sin fines mercantilistas. En inglés significa “revista para fanáticos”, ya que su distribución suele hacerse en festivales, cooperativas o de mano en mano para quienes forman parte de la comunidad o subcultura interesada en los contenidos que no circulan por publicaciones “mainstream.” Los fanzines no son revistas que se producen en serie como las revistas comerciales. Elaborados manualmente, a veces son publicaciones únicas o bajo demanda. Pueden ser elaborados por una sola persona o por un colectivo donde los contenidos reflejan las ideas, arte, poesía, fotografía y reflexiones de ese colectivo, o bien, puede ser una plataforma para colaboraciones que se consideran alternativas.

Originalmente los fanzines se elaboraban con recortes de periódicos, letras de periódicos y revistas de diferente tipografías para formar las palabras o se escribía a máquina de escribir y se mezclaban con los collages. La historia contemporánea del fanzine está muy vinculada con la cultura punk y la protesta. Hoy en día, dentro de espacios feministas, queers, no binarios o de activistas de base, los fanzines se diversifican tanto en contenidos como en formatos y expresiones artísticas, pero conservan el espíritu inicial: ser un espacio de conocimiento alternativo, de bajo costo, de distribución para la concientización y la lucha.

En la búsqueda de esos contenidos alternativos de mujeres o personas no binarias que están creando pensamiento y haciendo sus propias propuestas, las feministas chicanas o xicanas radicadas en algún lugar de los Estados Unidos, hacen de los fanzines expresiones de lucha y resistencia milenial. Y por Instagram me encontré a una de ellas, Daisy Salinas, mejor conocida como Muchacha Fanzine. Cuando adquirí sus fanzines, quedé tan emocionada y feliz de ver el trabajo que desde hace 8 años viene haciendo, por lo que le pedimos una entrevista para Feminopraxis, y ella aceptó con mucho gusto. En esta edición la publicamos en español, pero también la publicaremos en inglés.

28907287_10156240009889740_2131942308_n
“Esta soy yo y no necesito validación de lxs punks blancos ni de mis parientes conservadores.”

Feminopraxis: Cuéntanos de ti. ¿Quién eres?

Muchacha Fanzine: Soy un punk feminista xicana que vive en San Antonio. Soy activista de la comunidad, zinester, trabajadora social, artista, bajista y poeta. Fundé Muchacha, un fanzine feminista Xicano de bricolaje (hágalo usted mismo) dedicado a promover la conciencia social y la descolonización. En 2010, comencé a publicar Muchacha Fanzine para construir una comunidad y promover temas de justicia social.

 

 

F: ¿Cómo es que comenzaste a interesarte en hacer fanzines?

MF: Leer otras revistas y producir mis propios fanzines ha dado forma a mi identidad Xicana de muchas maneras y ha validado mi propia experiencia y mi lucha como un punk Xicana que creció en un suburbio blanco a las afueras de Nashville, Tennessee. Saber esto fue realmente alienante pero también me liberó. Por un lado, no era “lo suficientemente punk” para los punks y, por otro, no era “lo suficientemente morena” para mi cultura. Experimenté la misoginia racializada de aquellos en la escena punk de Nashville. Fui intimidada y fue llamada por otros “puta de escena” por organizar un evento a beneficio de Femme Fest, espacio para sobrevivientes de abuso. Esa experiencia de sentirme tan violentada, me hizo casi renunciar al punk y a la escena DIY por completo.

Sin embargo, siempre viví entre dos mundos y tardé años en abrazar mi identidad. Los zines dieron sentido a mi identidad feminista punk de Xicana. Después de descubrir fanzines, ya no sentía el deseo de ser validado por los punks blancos o por mis parientes conservadores. Si no me gustaba mi mundo, ¡cambiaría mi mundo! Todo comenzó con fanzines e inspiración de otras mujeres punk de color. La lectura de “Violence Girl” de Alice Bag fue cuando todo cambió, ese libro es mi biblia.

F: ¿Cuándo llegaste al feminismo?

MF: Mi introducción al feminismo fue de una mujer negra en mi clase de estudios de mujeres en el primer año  de la universidad. Era el 2008 y ella dio una presentación sobre Riot Grrrl. Inspirada en su presentación, me convertí en feminista y comencé a escuchar bandas de Riot Grrrl y leer revistas de Riot Grrrl, como “Girl Power” de Bikini Kill, y me habló de inmediato. Los fanzines que Riot Grrrl me gustaron mucho porque escribieron sobre temas importantes como la agresión sexual, la salud mental, la violencia doméstica, el incesto, el cuerpo positivo y demás.

Aunque aprecio los fanzines de Riot Grrrl, noté que las autoras de los fanzines eran predominantemente blancas y que los problemas de raza a menudo se excluían de sus fanzines. Fanzineros de color apenas se representaban en riot grrrl o zine / DIY / punk subculturas. Siempre ha habido fanzineros y punks de color, ¿por qué era tan difícil encontrarlos? Fue porque a menudo no se nos da crédito por nuestras contribuciones. A menudo nos borran de la historia.

F: ¿Creíste importante asumir desde tu identidad xicana mostrar lo que como subcultura se tiene de poderosa?

MF: Sí. Debido a la falta de representación racial en los fanzines de Riot Grrrl, me motivó a encontrar revistas creadas por otras mujeres de color. Era difícil encontrar alguna en Internet, y me di cuenta de que los distribuidores de zines apenas presentaban las revistas escritas por mujeres de color. Nyky Gómez también reconoció esta tendencia y fundó el Brown Recluse Zine Distro en 2013 (que ahora es dirigido por Elena Corinne) para hacer que las personas de las revistas de color sean más visibles y estén ampliamente disponibles. Leer y comercializar revistas con otras mujeres de color ha sido extremadamente poderoso.

Empecé a encontrar más espacios en los que las mujeres de los fanzines en color estaban disponibles y ahora, para el año 2018, ¡ya está volado! Hay tantas mujeres fanzineras de color que están haciendo cosas increíbles. El caso es que siempre tenemos que retar los discursos absolutistas y mostrar que hay diversidad. La cultura punk y la cultura del bricolaje a menudo se asocian con los hombres blancos heterosexuales, pero ese no es el caso en absoluto. Nosotras, las mujeres de color, hemos estado “haciéndolo nosotrxs mismxs” desde antes de que la cultura DIY fuera tan visible como ahora. Nuestros antepasados ​​se han resistido contra viento y marea y creo que todavía corre sangre de resistencia por nuestras venas.

F: ¿Cómo te identificas siendo feminista?

MF: Mi feminismo realmente nació de mi conexión con la escena de bricolaje que comenzó con Riot Grrrl y creció hasta encontrar catarsis en el descubrimiento de revistas y comunidades a través de otras mujeres de color. En cuanto al tipo de feminismo con el que identificó como – mis creencias políticas definitivamente se alinean con Anarcha-feminismo porque creo que todos los sistemas de poder, incluyendo el patriarcado y la supremacía blanca, deben ser abolidos. También estoy interesada en el indigenismo, que es la ideología del cambio revolucionario basado en el retorno a la cultura y espiritualidad indígenas, la restauración de la gobernanza indígena y la recuperación de nuestras tierras.

28833106_10156240009849740_855525769_n
Muchacha Fanzine con Alice Bag, su autora favorita.

F: Cuéntanos ahora sobre tus libros favoritos. ¿Qué autoras te han alimentado en tus reflexiones y trabajo?
MF: Mi libro favorito es Violence Girl de Alice Bag: East L.A. Rage to Hollywood Stage, una historia chicana punk. Después de leer Violence Girl en 2012, todo lo que alguna vez pensé que sabía sobre el mundo a mi alrededor cambió. Nunca me consideré una verdadera artista hasta después de leer su autobiografía. Siempre pensé que para ser un artista innovador debías ser descubierto, y que era mejor que sólo fuera fan o apoyo de otrxs artistas, pero Alice me enseñó que, en lugar de apoyar a la estrella del rock, podría ser la estrella del rock. Violence Girl provocó una revolución en mí que me dio las agallas para finalmente hacer realidad mi sueño de comenzar una banda.

Alice no sólo me inspiró a ser una artista por derecho propio, sino que también me enseñó la importancia fundamental de contar nuestras propias historias porque si no lo hacemos, nuestras contribuciones como mujeres en el punk desaparecerán. Como reflejo de la mentalidad de bricolaje o muerte, sus “Archivos de Mujeres en Los Ángeles Punk” existen por esa misma razón ya que ella se niega a depender de los historiadores punk blancos para expresar su historia. Esta versión DIY de producir nuestras propias historias refleja mi pasión por los fanzines y las historias de Alice me han inspirado a seguir escribiendo las mías. Alice Bag representa mucho más que un músicx o escritorx: es como la versión punk de todas las chingonas mamás, abuelas y tías que nos enseñaron a ser fuertes.

Otros libros favoritos incluyen mujeres de los autores de color Gloria Anzaldúa, Audre Lorde, Chandra Talpade Mohanty, Toni Morrison, Angela Davis, Adelina Anthony, Nella Larson, bell hooks, Anna Julia Cooper, Trihn T. Minh-ha, Sandra Cisneros, Melissa Harris-Perry , Leah Lakshmi Piepzna-Samarasinha, Alexis Wright, Anna Castillo, Patricia Hill Collins y Zora Neale Hurston.

28832515_10156240009809740_1457682496_n
Daisy Salinas, Muchacha Fanzine participando en un festival cultural con otras mujeres de en resistencia.

F: ¿Cómo ves la importancia de la cultura chicana, la gente de color y las cuestiones políticas a la hora de hacer tus fanzines?

MF: Creo que con cada número de Muchacha Fanzine contribuyo con mi propio trabajo, por lo que está escrito desde una perspectiva feminista de Xicana, pero cada tema de zine también está diseñado para centrar el trabajo de otros artistas y escritores marginados. El contenido de Muchacha Fanzine promueve temas de justicia social como los derechos de los inmigrantes, la justicia reproductiva, la resistencia indígena, la vida de las personas negras, la liberación LGBTQ, los derechos de los trabajadores, el activismo de la discapacidad y más. Los números anteriores abordaron varios temas que van desde Justicia Reproductiva, Construcción de Coaliciones, tributo a Selena, solidaridad entre la gente de color (People Of Colour, POC, en inglés) , descolonización de viajes, positividad corporal y mi último número 13 “Madre Tierra” sobre justicia ambiental, que se lanzará en breve.

F: Para finalizar cuéntanos cómo ves las cosas siendo fanzinera ahora que Donald Trump es el presidente de los Estados Unidos. ¿Qué toca por hacer o cómo resistir su retórica y prácticas que van en contra de lo que tú, yo, y muchas comunidades de color pensamos que son opresivas?
MF: Con el régimen fascista de Trump destruyendo a nuestras familias y al medio ambiente, los zines son una forma de resistencia contra el patriarcado supremacista blanco capitalista en el que vivimos. Los fanzines socialmente conscientes son una forma no sólo de despertar la conciencia sino también de descolonizar las mentes.

La descolonización significa resistir las fuerzas del colonialismo que perpetúan el sometimiento de nuestras mentes, cuerpos y tierras. Se trata de derrocar el sistema capitalista y colonial para recuperar nuestras tierras y culturas. Pero creo que la descolonización comienza con la descolonización de nuestras mentes de la mayoría de todo lo que nos han enseñado sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Se trata de luchar por una forma alternativa de existir y formas de saber separadas del sistema capitalista patriarcal de la supremacía blanca que intenta destruirnos.

Cuando se trata de eso, los zines han sido mi terapia, una forma terapéutica de compartir mis luchas asociadas con el racismo, el sexismo, el abuso, la cultura y el colonialismo para comenzar a curarme de mi opresión junto a otros, en vez de hacerlo sola. Muchacha Fanzine es mi manera de negarme a asentarme en una vida mundana de asimilación y conformarme al status quo. Es mi manera de romper las reglas, ser yo misma, resistir el sistema, y ​​sin oponerme en mi propia verdad.

Puedes seguir a Muchacha fanzine por Instagram: @muchachafanzine, por Facebook: https://www.facebook.com/MuchachaFanzine/ y por tumblr: http://muchachafanzine.tumblr.com/

29003543_10156240014539740_1635615508_n
Algunos de los fanzines de Muchacha fanzine. Los puedes adquirir comprando en  línea directamente, apoyando con tu compra a las mujeres de nuestra comunidad feminista interseccional, decolonial y no binaria.

Rupi Kaur: poesía sanadora

there  is
nothing left
to worry about
the sun and her flowers are here.
-Rupi Kaur

 

En 2014, Rupi Kaur, poetisa india-canadiense nacida en 1992 e hija de migrantes indios, publicó milk and honey (leche y miel), un libro de poemas que narran el camino de la sanación del alma, la mente y el cuerpo, tras sufrir la pérdida de la inocencia a manos de una violación, amores perdidos y una cultura que enseña que las mujeres deben mantener la boca cerrada. El 3 de octubre pasado, publicó su más reciente antología: the sun and her flowers (el sol y sus flores), en donde se pueden leer, a lo largo de cinco capítulos, poemas que hablan de diferentes etapas de la vida a través del proceso de una planta, en donde marchitamos, caemos, enraizamos, crecemos y florecemos.

Rupi Kaur-firstwrittenbirth2

En Instagram, Kaur publica ocasionalmente poemas que se encuentran en las páginas de sus libros y yo necesitaba poner mis manos sobre la obra completa y comprobar lo que ya sospechaba: Rupi Kaur es una de las voces poéticas feministas más jóvenes y poderosas de nuestros tiempos y debe estar en todos los libreros, y ser leída por todos los ojos. Ahora les platicaré lo que ha pasado por mi mente esta última semana en la que me sumergí en sus letras, admitiendo que quedaré nadando en ellas mucho tiempo más.

Con ambos libros parece clara una cosa: no se puede llegar a la sanación sin antes relamer las heridas. En milk and honey, Kaur comienza a desplegar su alma en cada uno de los dolores que la habitan; nos deja leer sus más íntimas sombras y podemos dar cuenta que la violencia hacia las mujeres es un compás que marca el ritmo de sus primeros años. Lanza poemas en the hurting (la dolencia) que estremecen mis ojos y que todxs deberíamos aprender de memoria para no permitir que esas experiencias, a manos del machismo, existan más. Como en to fathers with daughters (para padres con hijas) en el que solicita no enseñar a las niñas a relacionar la violencia con el amor, porque de grandes, confundirán a sus parejas violentas con el padre que “las amaba”. En su página 22, Kaur habla de consentimiento y violación, y es explícita: si sólo una de las partes está teniendo sexo de manera voluntaria con el otro cuerpo it’s not love / it is rape (no es amor / es violación).

Rupi Kaur -milk and honey

Sería difícil no hablar de Kaur sin pensar en las miles de mujeres que son violadas en el mundo. Milk and honey es un mensaje de amor y sororidad para todas ellas, que les dice the rape will / tear you / in half / but it / will not / end you (la violación te partirá a la mitad, pero no terminará contigo). En the loving (el amor), poemas de amor a su madre, amor a sí misma y amor a su pareja llenan mis ojos. Belleza y sensualidad hay en sus letras.

Una mujer es capaz de sentir placer aún después de eventos traumáticos si aprende a amarse a sí misma, a explorar su cuerpo y librarse de culpas. Kaur dice que el sexo no es sucio, cuando se desea. En mi texto Que haya cuerpos que besen y tiemblen me preguntaba ¿dónde está el erotismo de ellas hacia ellas? Rupi Kaur lo tiene y es delicioso. Aunado a su poesía, esta mujer tiene además el talento para ilustrar sus letras, complementando lo que mis ojos leen con un dibujo que lo representa en líneas delgadas y entrecortadas, para activar la imaginación aún más.

Como usualmente sucede, llega la ruptura al menos una vez en la vida. Los poemas en the breaking tocan esas fibras sensibles de los amores frustrados y entre el dolor de la pérdida, también hay lecciones que aprender. Don’t mistake / salt for sugar (no confundas sal por azúcar), dice Kaur, el amor no se trata de rogar a alguien que esté con nosotras. Una idea del amor romántico es que debe ser complicado y doloroso; pero el feminismo nos ha enseñado que el amor libre no duele, y Rupi Kaur ha aprendido la lección y nos transmite en su poesía dicho camino de aprendizaje.

Finalmente, una bebida dulce para calmar las penas. The healing (la sanación) es, entre todas, quizá mi parte favorita de milk and honey. Es como un abrazo que envuelve y reconforta después de compartir tanto dolor y escenas que erizan la piel. Mensajes de autoestima y amor propio que generan reflexión y un “es cierto” al terminar de leer cada uno de los poemas. Pensando en fechas pasadas, como el Día de la Salud Mental, este libro es una catarsis que sana la mente y el alma, que reconcilia el cuerpo con su naturaleza, que da fuerzas.

Rupi Kaur -the sun and her flowers

Y en esa reconciliación cambio de libro a the sun and her flowers (el sol y sus flores). Como mencioné, hace poco más de una semana salió a la venta y lo recibí el mismo día que milk and honey; por eso mi lectura ha sido continua.

La poética de este libro se sale de sus páginas cuando a mi alrededor los campos de girasoles enmarcan de amarillo los caminos y el paisaje es verdaderamente un poema. Puedo decir que la voz de Kaur es igual de bella en esta última edición, la única diferencia es que en esta ocasión se extiende a temas como la migración y la aceptación de nuestras raíces, que le vienen como guante a la situación actual del mundo. Además de los inspiradores poemas de amor, también nos habla de la relación amor-odio con ella misma tras una violación, cómo su cuerpo, en home fue allanado y es difícil recuperarlo, aunque no imposible.

 

Rupi Kaur -the sun and her flowers

Deja ver también cómo la sociedad manipula nuestras ideas de belleza al grado de lastimar nuestra autoestima y nuestro cuerpo. Al final, ella logra decirles a los estándares de belleza occidentales que una beautiful brown girl (hermosa chica de color) como ella, no es producto de la manufactura.

Nuevamente, para florecer, hay que marchitar.

La poesía de Kaur, en esta segunda obra, vuelve a estremecer mis ojos con poemas como female infanticide/female feticide (infanticidio femenino / feticidio femenino) que proyecta una realidad espeluznante y triste sobre el desprecio a las niñas con feminicidos apenas nacidas o en abortos selectivos. Por eso ella exalta su feminidad, se apropia de todas sus aristas y la universaliza. De alguna manera, todas nos podemos leer en las letras de Kaur.

Antes de terminar quisiera concentrarme en rooting (enraizamiento). Con mi acercamiento al feminismo interseccional en Feminopraxis, ha llegado el interés por conocer más acerca de otras problemáticas como son la desigualdad por raza y las situaciones migratorias que muchas de las veces acentúan la primera. Rupi Kaur se centra en tres puntos: mujer migrante, de color y aprendiz del idioma inglés.

Orgullosa de su madre, Kaur ha hecho de estos poemas sobre migración un tributo para que cada madre migrante y cada hijx de migrantes se detenga antes de sentirse avergonzadx por “no pertencer” a la nueva tierra que pisan. En poemas como broken english (inglés entrecortado) reconoce la dificultad de su madre de aprender el inglés y la cultura occidental. La dificultad de vivir en un país que dice looks at her with the word visitor wrapped around its tongue (la mira con la palabra visitante enredada en su lengua). Aún con la sensibilidad que podamos tener sobre la migración, no podemos sentirla como quienes la viven día con día. Este libro extiende palabras de aliento y coraje que comprenden su realidad porque es propia de Kaur y su familia. Con orgullo describe el acento marcado como la coalición de dos mundos, ¿qué hay de vergonzoso en eso? Todo lo contrario, es arte puro, dice.

broken english (fragmento) | Rupi Kaur -the sun and her flowers

Con estos poemas, Kaur reconoce a cada mujer y hombre que han migrado a los países del “primer mundo”, donde les drenan la energía con jornadas de trabajo que agotan el cuerpo y el alma, mientras critican su lengua y color de piel. Reconoce también a lxs refugiadxs, y en we are not enemies (no somos enemigxs), dice cómo las fronteras son creadas por el hombre (sic), they only divide us physically / don’t let them make us / turn on each other (sólo nos dividen físicamente /no les dejemos / que nos vuelvan en contra de nosotrxs mismxs).

Abrazar las raíces es el camino a seguir para aceptar nuestro color de piel y nuestra lengua, aceptar las diferencias entre cada unx de nosotrxs y verlas únicamente como eso, no como excusas para la desigualdad. Aceptar que las mujeres son nuestras aliadas es el camino para levantarnos, y como dice en legacy (legado), preguntarnos qué podemos hacer para que otras mujeres puedan mirar más allá de lo que hoy nuestros ojos alcanzan a ver…

Ambas obras, un necesario viaje para darnos cuenta que, para sanar y florecer, necesitamos explorar los rincones más oscuros de nuestra historia personal, que como dice en growth is a process (el crecimiento es un proceso), you do not just wake up and become the butterfly (no sólo te despiertas y te conviertes en mariposa). Sin duda, un obligado de la poesía feminista contemporánea y una de mis escritoras favoritas.

-La Fata Morgana


Para comprar sus libros puedes visitar el sitio oficial de Rupi Kaur aquí o seguirla en Instagram @rupikaur_ y Facebook @rupikaurpoetry

Escucha a Rupi Kaur en vivo recitando su poema  home en el siguiente video:

Sobre las imágenes: todas pertenecen a los libros citados o han sido tomadas de los sitos oficiales de Rupi Kaur.

 

La Fata Morgana —Feminista, socióloga y poetisa mexicana. Amante del café y los animales. Publica el blog de poesía y otros insomnios Lunas Letras y Café.  Le apuesta al veganismo como estilo de vida ético, justo y libre de crueldad para todxs. Su alter ego: Pamela Erin Mason R.

Twitter/Instagram: @lafatamorgana_

La bonita chola, resistir desde la identidad indígena.

Londres, ciudad de grandes escritores, museos y festivales de todo tipo, es visitada diariamente por miles de turistas, es habitada por miles de migrantes y es soñada como lugar de paz y consuelo para exiliados y refugiados. Sin embargo, otras historias se tejen desde los márgenes de las resistencias. Las mujeres que no somos europeas, y que hemos nacido en otra parte del mundo, somos llamadas políticamente “mujeres de color” y por ser mujeres de color, no tenemos los mismos privilegios que las mujeres británicas blancas y europeas blancas. Nuestra situación migratoria, el manejo del inglés, la educación, el acceso al trabajo digno y a servicios básicos, se ha vuelto una batalla de sobrevivencia para nosotras, las mujeres no europeas.

Continue reading “La bonita chola, resistir desde la identidad indígena.”

LAWA: un alto a la violencia doméstica en Londres.

Las estadísticas señalan que en Reino Unido, cada semana dos mujeres mueren a manos de sus parejas o ex parejas, siendo casos de violencia doméstica en su mayoría. Si en América Latina esta es una grave realidad, mujeres en contextos migratorios no son la excepción. 

Continue reading “LAWA: un alto a la violencia doméstica en Londres.”

Sarbjit Johal: Retratos contra la violencia.

Las mujeres del sur de Asia, afro descendientes, latinoamericanas y de otras minorías etnicas, por sus siglas en inglés BME) en Reino Unido, tienen un papel relevante en las luchas por los derechos laborales y contra la violencia doméstica. Son las mujeres de estas comunidades, quienes forman parte de los trabajos más precarios en salarios y condiciones de vida en una de las capitales mas neoliberales del mundo: Londres.

Cuando una mujer migrante, en Reino Unido, es sobreviviente de la violencia doméstica, tráfico sexual o explotación laboral, no es fácil que cuente su historia y busque ayuda de manera inmediata. Muchas de ellas, al encontrarse en países con otra cultura y lenguaje totalmente diferentes, pueden aislarse y vivir solo para trabajar, creyendo que no hay alternativas. Al estar en otro lugar que no es el hogar, los espacios donde se hace la vida, a veces están cargados de racismo, sexismo, discriminación y exclusión. No obstante, la cultura y las tradiciones del origen pueden ser un vinculo poderoso para sobrellevar el estar lejos de lo querido.

Algunas mujeres que pasaron por ese itinerario, junto a otras que están envueltas en luchas anti sistémicas, al vincularse en proyectos culturales y/o de empoderamiento colectivo, emplean el arte y otras expresiones para poco a poco tomar conciencia de las múltiples formas de exclusión, racismo, explotación y violencia. Algunas de estas mujeres han conformado colectivos, organizaciones o programas comunitarios en sus lenguas madres para visibilizar y erradicar estas realidades que van en aumento.

Arte y activismo a veces van de la mano, como es el caso de Sarbjit Johal, pintora radicada en Londres, quien desde la década de 1990 ha acompañado colectivos y huelgas de trabajadoras domesticas, obreras de fábricas, trabajadorxs de limpieza en universidades y sindicatos. De ese acompañamiento, ha compuesto una exposición titulada: “Nuestras vidas públicas y privadas están conectadas.” Ella explica que la exhibición muestra cómo la fuerza de trabajo manual desde el hogar hasta las universidades, vinculan las luchas de las trabajadoras domésticas con otros tipos de trabajadorxs. Quiere mostrar la marginalidad y explotación y sus expresiones en el espacio público, para reivindicar los movimientos que hoy demandan cambios en los derechos laborales.

Gran parte de su obra la componen mujeres de diversas comunidades que le narraron

18191585_10155248196544740_667187853_n
Huelga de Burnsall, Birmingham 1992-1993).

sus historias de sobrevivencia y lucha, por lo que al pintar, reconoce la fuerza de cada mujer y colectivo por dar la lucha y testimonio de esas formas de organización y solidaridad.

Al ser una exposición abierta, la inaguración convocó a varias mujeres representantes de luchas actuales en Londres. La campaña Justice4Cleaners que encabezan mujeres latinoamericanas y estudiantes de color, son de las mas activas, seguida por la campaña Justice4DomesticWorkers que actualmente realiza vigilias cada mes afuera de la embajada de Emiratos Árabes Unidos donde se reclama la vida de la joven filipina Jennifer Dalquez, quien al defender su vida de una violación sexual, ha sido condenada a pena de muerte.

—-La imagen que ilustra este texto es del foro organizado por Sarbjit (la segunda de derecha a izquierda), y algunxs de los representantes de luchas por los derechos de los trabajadores. La exposición es abierta al público en una librería municipal en Greenwich, Londres.

Roman Berri
Retrato de Jenifer Dalquez y una joven del colectivo Justice4DomesticWorkers. Foto: Roman Berry.

Guerrilla Girls

La década de 1980 diversificó de manera clara los feminismos. En el contexto norteamericano, mujeres de color como Angela Davis, Audre Lorde, Gloria Anzaldúa, por ejemplo, comenzaron a publicar sus ensayos-biografías donde cuestionaron el discurso feminista del privilegio blanco. Estas escritoras comenzaron una reflexión que aún no termina: no hay una sola forma y discurso de ser feminista, porque el racismo, el sexismo, los modelos heterosexuales, la clase social, el estatus migratorio, la educación y las creencias, como los derechos, no se viven de la misma forma entre mujeres blancas y mujeres de color, y por más que apelemos a un discurso universalista, la realidad es distinta.

Mientras corrían las ideas, un grupo de mujeres artistas y críticas de arte coincidieron en señalar que el arte occidental concentrado en galerias, museos y su consumo en diversos formatos (postales, llaveros, souvenirs, etc.) estaba cargado de sexismo por la temáticas, marcado por estereotipos e instrumentalizaciones de los cuerpos femeninos. Y por si fuera más, entre los creadores, no había mujeres y mucho menos mujeres aborigenes, negras, chicanas, asiáticas, y mujeres de todo ese crisol cultural norteamericano. Como forma de protesta y autorepresentación, surgieron las Guerrilla Girls. Ellas se asumen como mujeres de diversos backgrounds y que desde su exclusión en esos espacios, no buscaron ser incluidas, sino señalar y protestar por esa invisibilidad de las mujeres de sus comunidades. ¡El arte es política y es poder! Entonces, decidieron salir a las calles, crear arte urbano, a la vista de todxs y para concientizar de lo que sucede dentro del mundo del “arte”. Su discurso a lo largo de casi treinta años sigue siendo interseccional, antisistema y antisexista. Los rostros de esas 5 mujeres, que a veces se presentan por parejas, siguen siendo un misterio, aunque una de ellas lleva por sobrenombre Frida Kahló.

En noviembre del año pasado, tuve la oportunidad de participar en uno de sus talleres en el Tate Modern, Londres. Fue un taller de crear nuestras propias ideas de cómo resistir y cómo el arte puede ser un arma de transformación, sobre todo en el contexto del Brexit y la era Trump, que si bien en este lado lado del charco está generando mucho temor e incertidumbre, en México, creo, no estamos exentas. Me gustó la idea de señalar cómo la industria de la música también está plagada se sexismo y cómo le dan respuesta estas señoras de Guerrilla Girls.

Aquí les dejo el link a su página web: http://www.guerrillagirls.com

Una entrevista con subtítulos al español, hecha por Luchadoras cuando las Guerrilla Girls fueron a México: https://www.youtube.com/watch?v=Z_mk1PUzMWQ&t=2901s

Y una fotogalería del intercambio que hicimos en el Tate:

20161009_17205320161009_15401320161009_15405920161009_17283320161009_17372820161009_173118

20161009_17310720161009_172502

 -Jael de la Luz