Etiqueta: Otras Narrativas

No preguntes, niña tonta

Por Lilit Lobos*

Juan era un hombre que era un objeto, -Eso no tiene nada de singular, como descubrir que el agua moja. – Me dirían muchas mujeres. Los hombres son objetos, por eso arrancamos los cabellos de las otras cuando intentan robárnoslos, escindirnos de nuestra propiedad.

Al comienzo no pude reconocerle esa condición, pocos hombres tan estimulantes intelectualmente había encontrado en mi largo peregrinar, el que inicié cuando en mi adolescencia me calcé unas zapatillas rojas y salí en busca del hombre, ese animal extraño que tan pocas veces se quedó en mi casita infantil. Entré al bosque determinada en mirar por dentro a esa bestia con más colmillos que dedos, ese artilugio destilado de abismo; tremebundo y atrayente. Continue reading “No preguntes, niña tonta”

La nana Amalialú

*Por Lilit Lobos

“Oiga usté pues niña y niño preste atención

Entender es entender

Y el saber es el saber Decían los viejos diante

Oigan bien para aprender

Para cuando les ocurra Cuenten como yo conté

Y no piensen que es mentira

Que lo cuenta quien lo vio.”**

La Nana Amalialú, recién abría los ojos aquella tarde de domingo en el Pacífico, el aroma a Balsámica la arrancó desde la profundidad de su sueño. Había llegado a casa entrada la noche, después de escabullirse del corrinche con su hombre, apenas se había podido dormir en el instante en que la noche paría al sol, alumbramiento celeste con el que se armonizaban ella y su amante, quien después de horas de tocarle la piel tambor, al fin se dejaba venir con el sol, y como el astro que ilumina la tierra oscura, su amante regaba con las salsas de él, la carne enlunada de ella, iluminando todos sus recodos. Continue reading “La nana Amalialú”

La Señal

Por Lilit Lobos*

“Pronunciaré tu nombre en la última hora  

Así sabrá la muerte

Dónde encontrarme cuando llegue.”

Meira delmar.

El asesino llamó a la casa de su víctima exactamente una hora antes, era su manera de poner el sello a sus trabajos. Ella levantó rígida la bocina, -Aló… aló… ¿Felipe eres tú? Salgo ya para tu apartamento, en menos de una hora estoy allí. Continue reading “La Señal”

El incendio

Por Amelia González*

Encendió otro cigarrillo. Esta vez lo hizo con mayor atención. Lo colocó entre los labios, agitó un poco el encendedor que no prendió al inicio. Al segundo intento prendió y entonces llevó el fuego hasta la punta de aquel vicio. Breve incendio, antesala de aquel otro…

Ahí estaba como cada noche Clarice, nuestra Clarice Lispector. Sentada en la habitación, frente a su escritorio se pone a imaginar una escena. Un paisaje tropical o un departamento en cualquier ciudad de Brasil. No encuentra el tono, pero sí intuye el carácter del relato. Se imagina que es un cuento fastidioso, como un niño que está harto del calor y que, aunque no quiere volver a casa, ya no desea estar en la calle.  Continue reading “El incendio”

Necesito.

Por Vianey Toriz Meneses*

Necesito un respiro, necesito una carga extra de energía, siento que me consumo, siento que el tiempo se me está escapando entre los dedos, entre los recuerdos y el sol, entre el presente y el atardecer, entre el futuro y el anochecer; necesito escapar, escapar sin sentirme culpable, gritar sin ser señalada, correr sin ser alcanzada, llorar sin ser escuchada, necesito actuar hasta perderme, mi veneno mi perdición y mi salvación; hablar con toda la franqueza, ser escuchada y aceptada, romper lo que es, para empezar a crear lo que será. Me siento encerrada, me falta el aire, el espacio, me falta perderme, que nadie me vea, me hace falta tanto ser, romper las reglas, Continue reading “Necesito.”

Coraza

Por Madeley Roque*
Siempre habrá una pieza perfecta, un músico, una historia o una vida;
Pero no siempre lo encontramos así.
Tal vez no sea esa pieza, no esa canción, no esta historia o simplemente no en esta vida.

Continue reading “Coraza”

De la intimidad o relativa a… ella

Por Mónica Proskauer*

Desde adentro…

Hay una y mil revoluciones, cada una de ellas lo sabe, lo sabe mi parte consciente que hay varias sentadas inconscientes, levantando la mano, realizando bailes, gritando entre dientes; a veces las escucho y las dejo hablar por mi boca, a veces me seducen y me rindo entre sus pechos, a veces nada, solo silencios.

¿Me escuchas en tu mente? Continue reading “De la intimidad o relativa a… ella”

Parasol

 *Por: Gabriela Alejandra Sandoval Pérez

Siempre entre dos. Pareciera que esto es un juego de números, el dos y el tres. Lo correcto serían dos, pero son tres. No me di cuenta en qué momento volviste a mi vida, siempre entras y sales de ella sin anunciarte, por la puerta grande, como quieres, cuando quieres, sin importarte mi armazón que en teoría debiera de impedirte el paso, pero, tiene tantos huecos, que eso resulta imposible. No necesitas hacer mucho tampoco para que yo permita tu ingreso; esta relación extraña que llevamos, este juego loco del dos y el tres, el soy y no soy, el estoy y no estoy; lo hemos venido jugando desde niños. Continue reading “Parasol”

Se liberó

*Por Montse Aparicio

Con agua salada

Bondad y felicidad con los pies descalzos. Creo que no se ha lavado el pelo en tres días, se mete al mar y dice que el agua salada lo cura todo, que es sanadora como las lágrimas.

Qué valentía. No ha sido fácil el camino hasta aquí. ¿A cuántas cosas le ha dicho adiós? Y casi todas sin que ella quisiera. Continue reading “Se liberó”

POMPAS IRIDISCENTES.

*Por Silvia Stella Velásquez López

La incomodidad que sentía no le dejaba escribir. La hoja, en un blanco impecable le reclamaba unas letras que no llegaban, entretanto, el cursor, esa barrita intermitente le insistía reclamándole acción.  En la esquina  inferior derecha de la pantalla, el tiempo transcurría como burlándose de su incapacidad, como si en una competencia estuvieran. Pero no se va a dejar ganar.

Continue reading “POMPAS IRIDISCENTES.”