Cuando las violaciones son productos de consumo neoliberales.

“Creo que el tema de la violación es muy candente y urgente seguir debatiendo, acompañando y trabajando para que quienes la han experimentado, tanto en estados democráticos como en estados de guerra, lo hablen públicamente sin temor a perder las vidas, y decidan qué tipo de justicia quieren y cómo debe ser aplicada. Sí consentimos en que los violadores sólo pidan disculpas (como enseña el discurso conservador cristiano y liberal), estaremos siendo parte del problema y no la solución.”

Feminist Library, London

En enero de 2016, al caminar de Elephant and Castle rumbo a la estación de…

Lo que el feminismo me ha enseñado en la práctica.

Yo no me imaginé que saldría de México y sería parte de la diáspora latinoamericana…

Guerrilla Girls

La década de 1980 diversificó de manera clara los feminismos. En el contexto norteamericano, mujeres…

Nocauts! Microrrelato internacional de boxeo.

En el 2015, el editor y escritor Aldo Flores Escobar, invito a 84 cuentistas y…

Una agenda neoliberal y neoconservadora nos acecha.

Me topé con un texto muy sugerente, The politics of the Body. Gender in a…