Archivo de la etiqueta: Miscelánea

Genealogía de resistencias

Por Karen Márquez Saucedo*

 

Hace falta más pedagogía
hay un gran vacío entre el activismo y la calle.
ANÓNIMO

 Pensar entre todos. Pensar juntos lo impensable.
SUSANA BERCOVICH

i. Para escribir éste capítulo he venido a visitar a mi abuela, en busca de un poco de calma, de silencio, un poco de soledad. Escribo desde el mismo cuarto donde meses atrás convertí en escritorio la mesita de planchar de mi Tata, durante una breve residencia como guardiana del hogar; donde releía apasionada Un cuarto propio de Virginia Woolf, para intentar así vislumbrar una suerte de testimonio con el que pudiera nutrir o significar un rasgo de mi presente.

Intentaré pues, poner en relieve una serie de experiencias e indagaciones estéticas indisciplinadas que hemos realizado durante los años recientes, sobre mi aproximación a los feminismos –no todos los feminismos, cabe decir; tan sólo comparto algunas reflexiones del propio camino de aprendizaje autónomo y autodidacta-, y la importancia de éstos en el devenir personal y político que convoca a mujeres de diversas identidades, incesante, desde múltiples espacios de resistencia.

Seguir leyendo Genealogía de resistencias

Yo menstrúo

Por Yesenia Alzate*

Yo menstrúo.

“¡Oh! Qué escándalo, ¿cómo puedes decirlo?”

-Sí, yo boto sangre por la vagina cada 28 días.

Soy las mujeres pasadas, presentes y futuras; negras, blancas y mestizas. Soy las mujeres que pasaron por la guerra soltando más sangre que la que les correspondía por cada herido. Soy las mujeres violentadas que anhelaban no llegara el marido a romperles el rostro. Soy las mujeres que fueron obligadas a casarse y tener hijos a sus 15 años porque las hacía más mujeres, asimismo soy esas que fueron privadas de aprender más que a estar en la cocina, porque el estudio no era para ellas. Soy esas niñas que fueron violadas por sus tíos, primos, padres vecinos y quién sabe qué personaje más. Soy la cruda historia de las mujeres que fecundaron hijos después de esas violaciones y que con su inocencia de aún niñas no supieron amar a primeras esos hijos. Soy las mujeres que abandonaron los estudios y trabajos por cuidar a quien venía en camino. Soy las mujeres de falsas realidades; esas que dicen estar felices pero se ahogan en la tristeza porque tienen una vida desdichada.

Duele menstruar.

Nos duelen los senos y el vientre cada mensualidad. Tenemos los hilos desarrollados de lo que podría pasar si llegásemos a parir.

“¡impuras!”

  • “No duermas conmigo, vieja. Ni se te ocurra tocarme o servirme la comida porque estás sucia en estos días. Y ni se te vaya a dar buscarme porque ni miradas te echaré”.

Cuando crecíamos, escuchamos comentarios como: “¿Ya te han picado las avispas, niña?”, “¿ya te crecieron pelos?” “Te estás poniendo lo más de bonita, ¿ya tienes novio?”, “Pero mirá qué trasero el que te ha salido” Y silbidos por la calle con murmullos de: “Uy mami, pero que estás buena”

Éramos, fuimos un circo de desarrollo para los ignorantes irrespetuosos que no llaman las cosas por su nombre.

Sí, me crecieron senos, ¡Claro que a todas nos crece vello púbico, axilar y bigote si nos descuidamos!, nos da mal olor en los sobacos y por supuesto tiramos pedos.

También soy esas mujeres a las que no les importó cuánto les dijeran de sí, porque buscaron revolucionar la discriminación social de ser mujeres para luchar por sus derechos. Soy esas mujeres como Doña Bertha Jaramillo, quien luchó en sus años juveniles por la educación en su vereda, desde entonces es una mujer empoderada de sus derechos; mujer líder. Soy las mujeres rurales y urbanas que salieron de la rutina para agruparse y entenderse mujeres. Soy las que aprendieron a no dejarse golpear y a amarse tal como fueron y serán.

Soy las mujeres que rompemos mitos y encontramos libertad. Soy esas a las que no creyeron fuertes por ser flacas ¡Y soy flaca no porque no coma! Soy las mujeres a las que insultaron por tener buen cuerpo ¡Y qué cuerpazo si nos sobra carne!

Soy todas las mujeres, pasadas, presentes y futuras; Negras, blancas y mestizas… Menstruarán, menstruamos y que un dejaremos de menstruar.


*Yesenia Alzate, 18 años; mujer feminista, Colombiana y comunicadora social y periodista en formación de la Universidad de Antioquia.

Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos. Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

A(r)marse después del maltrato

Por Montse Aparicio*

25 N, día internacional contra la violencia de género. Día internacional contra los feminicidios.

Ahora es cuando en los medios salen muchas estadísticas; sabemos que la mayoría de mujeres ha sufrido violencia (psicológica, física, sexual, emocional, simbólica…) por parte de hombres (familiares, amigos, desconocidos, conocidos…). Los números no son nada esperanzadores.

Los poderes están tan claramente patriarcalizados que quitan el optimismo que muchas sentimos al rodearnos de activistas y colectivas: violadores no condenados, culpabilización de la víctima, mujeres humilladas…

¿Y después qué?

Seguir leyendo A(r)marse después del maltrato

¡Hay que aprender a desaprender!

Por Mónica Ceja*

Desde pequeñas nos enseñaron a pensar que el amor lo puede todo, nos pusieron el chip del amor mágico, ese que nos hace creer que podemos cambiar a las personas nocivas, nos enseñaron que el amor “todo lo perdona” y que por eso debemos aguantar mentiras y traiciones.

Nos hicieron pensar que algunos actos violentos eran por amor ¿Los celos son amor? ¿Las peleas son amor? ¿Sentir que nuestrx compañerx nos pertenece es amor?

Seguir leyendo ¡Hay que aprender a desaprender!

Sin pelos en la lengua, pero sí en otras partes del cuerpo

Por Charly Flores*

Pelos, pelos, pelos…

Las mujeres hablamos mucho de esto ¿saben?

Hace unas semanas estaba hablando de vaginas con un par de amigas que en algún momento de la conversación me preguntaban si nunca me había intentado rasurar “ahí abajo”. Mi respuesta fue que no, en absoluto, y así mismo les pregunté si ellas sí lo habían hecho.

Recuerdo en un primer momento la risita tonta que pusieron (aunque lo digo sin ánimos de ofender) y después como me decían, ambas, que sí, que lo habían hecho alguna vez para ver “que se siente” y en general dijeron que no era cómodo y que picaba.

Pero oye, ¡claro que no es cómodo! Te estas arrancando algo de ti.

Seguir leyendo Sin pelos en la lengua, pero sí en otras partes del cuerpo

El impacto del feminismo en nuestras vidas

Por Karina Esmeralda Gallegos Bañuelos*

Las feministas luchan para que las mujeres sean libres, que cada mujer pueda decidir sobre su cuerpo, sobre su vida y desmitificar todos aquellos preceptos que nos dicen que “LAS MUJERES NO PUEDEN”, inclusive la ciencia ha sido machista y misógina a lo largo de los años y aún ahora, decir que en efecto la mujer por su “biología” no puede hacer las mismas actividades que un hombre o que no tiene la misma capacidad intelectual que un hombre por el solo hecho de ser mujer es machista. Decir que no puede tener cierto puesto, o hacer actividades que se consideran como masculinas, es que nos nieguen la posibilidad a nosotras de desarrollarnos, académicamente y en lo laboral.

Seguir leyendo El impacto del feminismo en nuestras vidas

Violetas

Por Mónica Ceja*

Ser feminista o no es decisión de nosotras, ese derecho nos lo dio el feminismo. Gracias al feminismo podemos decidir sobre todos los aspectos de nuestras vidas. Seamos feministas o no, día a día luchamos contra un sistema que nos violenta a todas.

Para mí es completamente válido no identificarte como una, siempre y cuando no desacredites la lucha de otras o hablar sin estar siquiera informada, esto no me desmotiva ya, en cambio me alienta saber que tengo la oportunidad de quizá alentar a alguien a informarse o aún mejor, alentar a alguna a formar parte de la lucha.

Seguir leyendo Violetas

De paternidades elegidas, responsables y afectivas

Por Ana Maria Manzanares Méndez*

 “El que pone la plata pone las condiciones” y “Madre no hay sino una pero papá puede ser cualquier hp” son dos refranes de la cultura popular que dicen mucho de la manera en que se construye la crianza paterna en nuestros países; el primero hace referencia a la función de proveedor que ha sido consuetudinariamente asignada a los hombres y que legitima la configuración de relaciones inequitativas que ponen como medida de valor del ejercicio de la paternidad, el dinero; de la misma manera, a partir de ahí se legitiman relaciones de poder verticales en cabeza de quien “mantiene” económicamente el núcleo familiar. Seguir leyendo De paternidades elegidas, responsables y afectivas

Cotidianeidad

Por Samara Flores*

Hoy salí a las 9:40 am de casa. Estaba un poco ansiosa porque fui citada para una entrevista de trabajo en una casa que se utiliza como oficina, sólo estaríamos el hombre que me citó y yo. Inevitablemente comencé a crear en mi cabeza un sin fin de probabilidades, me calmé. Salí a buscar transporte y desde la esquina de mi casa a la avenida más cercana (son 4 cuadras), ni siquiera pude contar la cantidad de hombres que me miraban las tetas, me silbaban o aventaban besos… Eso hizo que me acelerara y me fuera aparte de ansiosa; molesta a la cita. Seguir leyendo Cotidianeidad

Redes Sororas

Por Mónica Ceja*

Durante toda mi vida normalicé y minimicé un sinfín de comportamientos machistas en mi persona, cuando empecé a ver por primera vez hacia dentro y a autocriticarme en vez de hacerlo con las demás, comprendí lo importante que es deconstruirse de este sistema patriarcal, y claramente no es fácil, ni de la noche a la mañana voy a terminar con algo que me inculcaron desde pequeña, pero no me he rendido ni pienso hacerlo, ya no tengo miedo de equivocarme, en cambio, me informo, pregunto, investigo, intento nunca dejar de cultivarme, y trato siempre de corregir los errores que cometí antes de comenzar con este proceso, todos aquellos en los que actué como opresora.

Seguir leyendo Redes Sororas