Archivo de la etiqueta: libertad

De putas, zorras y guarras: el lenguaje corrompido por el machismo

Por Clara S. Quintana*

                Tengamos la siguiente situación:

                [Una mujer, no pensemos en su nacionalidad, no pensemos en su raza, no pensemos en su estatus social (aunque la diferencia entre alguien de clase alta y alguien de clase trabajadora sería inmensa), tiene cuatro parejas seguidas. Cuatro affaires que no significan ninguna atadura para ella. De pronto, decide que quiere tomarse un descanso, que no le interesa tener nada con nadie, ni repetir aventuras con alguno de sus cuatro ligues ni buscarse uno nuevo. Pero da la casualidad que uno de los ligues, un hombre, considera que es el momento idóneo para tratar de pescar ahora que las aguas no parecen complicadas. Ella le rechaza. Él insiste. E insiste, e insiste.

Seguir leyendo De putas, zorras y guarras: el lenguaje corrompido por el machismo

Para mi libertad, bastan mis alas

Para mi libertad, bastan mis alas,
para poder cantar basta mi aliento.
Nadie más que yo tendrá derecho
sobre mi voz, mi mente y mi cuerpo.

Para mi libertad, bastan mis piernas,
bastan mis brazos con que me alzo si tropiezo.
Son mis pies quienes deciden si detengo
mis pasos hacia el triunfo de mis sueños.

Seguir leyendo Para mi libertad, bastan mis alas

Amor propio

Por Zitlalli Carrington*

Ayer estaba viendo la televisión con mi marido, y en la historia el esposo tenía que sacrificar su vida laboral porque el trabajo de su esposa era mucho más importante. Mi marido, con un pesar, me dijo: –¿Te imaginas qué difícil hacer ese sacrificio para él? ¡Y más por la época!-. La serie está basada en los 40’s, posguerra…. Y mi cabeza solo recordó que así es, y ha sido, para la mayoría de las mujeres en toda la historia de la humanidad. Y sí, ¡¡¡¡qué difícil!!!!

Así que cuando la gente me dice que por qué tanto rollo con el tema de ser feminista, me encanta contarles que mi abuela, una mujer de un carácter súper fuerte y muy inteligente, se tuvo que escapar de casa de su padre, un médico militar, para ir a estudiar Ingeniería Química a la Ciudad de México. Fue una de las primeras mujeres en todo México en terminar una Ingeniería. Qué orgullo, ¿no? Pero ¿qué crees? Se enamoró y durante los siguientes 11 años de su vida procreó 7 hijos… y los vistió, y los alimentó… y así hasta que llegamos los nietos… y así hasta que murió. ¿Y los sueños? ¿Y la Ingeniería?

Ésta es solo una de las miles de mujeres que, aunque teniendo otros sueños y anhelos, “sacrificaron” su carrera por la de sus esposos, por la de sus sociedades, por sus hijos, por el qué dirán; porque “ese no es trabajo de mujeres”. Porque, como mi mamá, hay muchas que aunque querían estudiar no les fue permitido pues es “mientras te casas”, como las 62 millones de niñas alrededor del mundo que no tienen acceso a la educación o se les es privado por su género.

Y me encanta que también recibo muchos comentarios en cuanto a la ‘suerte’ que tengo de tener un marido que está tan involucrado en la educación de nuestras hijas, y que hace labores en el hogar; probablemente más que yo. Que es equitativo e intenta impulsarme a buscar mi desarrollo profesional, mis sueños, mi vida social. Y siempre pienso y nunca lo digo; no es solo suerte, es asertividad.

Antes de conocerlo estaba segura de que nunca tendría una pareja para toda la vida porque no estaba hecha con el “material de esposa” para muchos de mis machos mexicanos. Y pensándolo seriamente, lo que más me encantó de mi esposo es que desde el principio me trató como su igual. Fui escuchada y admirada por mis esfuerzos, por mi historia de vida y sobre todo por mi valentía de ser quien soy.

tumblr_n2ie63d9WB1s8aj9qo1_1280
Enamórate de ti misma. (Artista desconocidx)

Ese es el respeto que nos debemos a nosotras mismas. Lo mismo a la hora de encontrar una pareja. Una que nos respete tanto como nos respetamos a nosotras mismas. Porque el título feminista no es válido si no podemos encontrar en nosotras mismas el valor de ser honestas y respetar nuestros derechos. El de ser amada por alguien que nos vea como iguales.

Sé que este proceso puede ser doloroso y que tenemos mucha historia que sanar; no solo personal, sino también histórica, pero está en nosotras el tratar de luchar por nuestra felicidad para que la siguiente generación sea educada por mujeres más empoderadas, más seguras de sí mismas. Con voz y fuerza pero sobre todo llenas de amor propio.


*Zitlalli Carrington es originaria del Distrito Federal, actualmente radicando en Londres. Psicóloga, viajera y feminista. Orgullosa mamá de dos niñas por las que espera hacer una diferencia en cuanto a la inequidad de sexos.
Visita su página www.latinmum.com  o contáctala por Facebook aquí. También puedes seguirla en Instagram como @latinmum

Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos.  Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

Mujeres Inconvenientes

Les cuento. Hace unos meses vi el documental “She’s Beautiful When She’s Angry” (pueden checarlo en Netflix y probablemente en YouTube) y de éste rescaté una lista de libros y nombres sobre el movimiento de mujeres -feminista- que me interesaba leer y conocer mejor. Así, mientras estuve en California a finales del año pasado, no tardé mucho en localizar la biblioteca local de la ciudad en la que estaba para hacer una búsqueda particular: “Poems from the Women’s Movement”. Por suerte, la Archibald Library de Rancho Cucamonga, CA, contaba con tres perfectos ejemplares de esta hermosa antología poética, editada por Honor Moore, y uno de ellos estuvo en mis manos e hizo resonar en cada uno de sus poemas a este conjunto feminista de mujeres poetisas, diciendo al unísono algo así como “Let’s Smash the Patriarchy Together!!”… y no me pude resistir a escribir sobre ellas. [1]

 

poems

Poems from the Women’s Movement. Editado por Honor Moore

 

En fin, ahora que saben cómo llegué a este libro, déjenme decirles que Honor Moore recuperó obras de 58 poetisas que utilizaron la palabra escrita para definir un momento crucial para el Feminismo estadounidense en las décadas de los 60, 70 y 80. Entre los casi 100 poemas que se pueden leer en este libro, se tocan temas que cada mujer, feminista o no, estadounidense o no, de una u otra manera ha experimentado: aborto, violencia, amor, desigualdad, discriminación, libertad, sexualidad, etcétera. Claramente me faltaría tiempo y espacio para poder compartir con ustedes mis impresiones frente a cada uno de los poemas leídos, y finalmente, no es la intención de esta columna hacer un análisis puntual de la obra sino más bien, compartir la experiencia que la lectura ocasiona. Así, quisiera platicarles un poco sobre algunos de los poemas que más llamaron mi atención y sobre porqué lo de “mujeres inconvenientes”…

inconvinient
“The Niusance” -Marge Piercy (fragmento)

En la imagen anterior se lee “Soy una mujer inconveniente”, frase que forma parte del poema “The Nuisance”, escrito por Marge Piercy. En dicho poema, la autora hace una narrativa acerca de una mujer inconveniente porque no sigue, en términos generales, la norma. Una mujer que ama y piensa diferente, y que por tanto, “sería más útil como un sacapuntas”. En “I like to think of Harriet Tubman”, Susan Griffin escribe sobre ésta otra mujer inconveniente, porque no se quedó callada frente a su esclavizador, porque salvó a cientos de otrxs esclavxs y nunca fue atrapada. Griffin habla de una mujer que desafió las normas y las leyes, porque éstas eran injustas y había que cambiarlas, y por ende, romperlas.

elsa

“You say I am mysterious. / Let me explain myself:/ In a land of oranges/ I am faithful to apples.” -Elsa Gidlow

 

Por su parte, Elsa Gidlow escribe “In a land of oranges/ I am faithful to apples”; y ALTA nos ofrece “Euridice”, quien maldice a los poetas varones que nulifican el dolor de su espera porque desde la perspectiva androcéntrica es Orfeo, el hombre, el único que sufre ya que no emerge victorioso del infierno, mientras que Euridice, bueno, ¿qué dolor puede sentir una mujer cuando está en su naturaleza esperar, esperar y esperar…? La inconveniente Euridice de ALTA, dice “damn they, i say/ i stand on my own pain/ & sing my own song” mientras ‘suelta’ la mano de Orfeo para rescatar su propia experiencia infernal. Entre tanto, Pat Parker escribe “For Willyce”, poema en el que el acto sexual protagonizado por ella y su lengua, culmina en su pareja aclamando un “oh god! / oh jesus”; lo que le hace pensar en cómo, otra vez, un tipo cualquiera se lleva el crédito por los actos realizados por una mujer… ¿Les suena familiar?

euridice

“Euridice”  -ALTA

 

Sin embargo, no toda inconveniencia resulta del hablar sobre la fuerza de las mujeres, o de su valor para salirse de la norma impuesta por un sistema opresor. La inconveniencia de esta poesía feminista toca fibras más sensibles, más ocultas, dada su gravedad. Entonces leemos nuevamente a Marge Piercy, quien nos dice en “Rape poem” que es lo mismo ser arrollada por un camión que ser violada, excepto que al final de la violación los hombres te preguntarán si lo disfrutaste. O Judy Grahn, quien en “A Woman Is Talking to Death” nos muestra lo poco conveniente que es ser lesbiana en una sociedad que si algo rechaza más que una mujer que decide estar sola, es a una mujer que decide estar con otra mujer. O Audre Lorde, que en “A Poem for Women in Rage”, describe el miedo que el racismo provoca, en forma de alucinación, a una mujer negra lesbiana que sueña ser asesinada por su pareja, una mujer blanca.

Cada uno de estos poemas es inconveniente ya que desafía al patriarcado. Es inconveniente porque las mujeres que no se quedan calladas incomodan al status quo, cambian al mundo. “Poems from the Women’s Movement” es una recopilación de voces que nos muestra cómo las experiencias de lucha, sin importar desde qué trinchera se lleven a cabo, nos son comunes a todas las mujeres. Quizá podría decir que en momentos ha sido triste la experiencia que me ha provocado leer a estas mujeres, porque son más de tres décadas las que separan mis ojos de sus plumas y sin embargo, muchas de sus palabras son tan actuales que me recuerdan que la lucha feminista aún tiene un largo camino por recorrer. Aunque por otro lado, cada poema, con su diversidad de estilo, de forma, de fondo; es inspirador. Creo que una de las cosas que vuelve a estos poemas tan fuertes es la sororidad que implica ser parte de un colectivo. En éstas páginas no existe una diferencia entre Sylvia Plath, a quien prácticamente todas hemos leído -al menos escuchado su nombre- y Pat Parker; a quien estoy segura no hubiera conocido en mucho tiempo si no fuera por este libro.

La homogeneidad que Honor Moore ofrece entre tanta diversidad de voces me parece que logra que la lectora establezca un diálogo entre pares con las poetisas, que compare experiencias, comparta corajes. Como se habrán dado cuenta, me encantó leer a estas mujeres y sentirme parte de una lucha que es una constante en nuestras vidas, lo expresemos o no, lo sepamos o no. Nuestra cotidianidad, con sus respectivos matices, es un campo de batalla en contra de la desigualdad social, política, económica y cultural entre los sexos.

Leer es inconveniente porque nos obliga a pensar, a reflexionar, a cuestionarnos lo que tenemos frente a nosotrxs; a decir “quizá esta autora, este autor, tiene razón; quizá el mundo no es como nos dicen que debe ser”. Escribir, diría yo, aún más. Escribir es tomar esa reflexión, esas dudas y compartirlas, escribir implica una provocación para quien nos lea; es un arma poderosa, rectifica nuestras ideas y cuestiona las de lxs otrxs. Por eso creo que esta antología podría llamarse así, “Mujeres incovenientes”; porque sin duda cuestionar al sistema patriarcal, y de una forma tan bella como la poesía, tiene que ser inconveniente.

what-would

“Käthe Kollwitz” – Muriel Ruykeyser (fragmento)

 

Si como dice Muriel Ruykeyser en su poema “Käthe Kollwitz”: “What would happen if one woman told the truth about her life? / The world would split open”, entonces me pregunto, las mujeres que no escriben ¿a quién le cuentan su vida, sus verdades? Yo espero que esta entrada las anime a buscar este libro en sus librerías o bibliotecas más cercanas, y que disfruten o sufran cada poema que en sus páginas se lee. Y espero que, al finalizar la lectura de al menos uno de ellos, cada una de ustedes se vuelva una mujer inconveniente; una mujer que escriba su experiencia. Porque imaginen ¿qué pasaría entonces, si cada una de nosotras tomará la palabra y empezará a contar la verdad sobre su vida?

Una última cosa. Me pregunto si existe por ahí una antología poética de voces latinoamericanas feministas. Si la hay, la quiero. Si no, cómo quisiera…

-La Fata Morgana
Twitter: @lafatamorgana_ 

 

[1] Esta es una versión modificada de una entrada publicada originalmente en el sitio Mundo Procaz en septiembre de 2016