Etiqueta: LídiceVillanueva

Para decir adiós

Tal vez escriba esto desde el dolor y la rabia, realmente no me interesa pues siento que así, aunque sea algo visceral, fluirá mejor. Podría empezar diciendo que las relaciones humanas son complicadas, las sexo-afectivas parece que más, crear un balance (que no es eterno), cuidar detalles, el diálogo, la vulnerabilidad, la fortaleza, el respeto, la confianza y los acuerdos, entre otras cosas, son las que van construyendo los cimientos de éstas.

Dependiendo de como hagamos esto y como lo mezclemos con los otros componentes importantes, desde nuestra individualidad, será el resultado. Podemos tener cimientos enteramente sólidos, algunos pueden ser imposibles de sostener cualquier cosa, otros están desnivelados, algunos parecen perfectos pero pueden tener fisuras en donde la humedad por ejemplo, se introduzca… y la lista de como pueden ser, es larga y todos ellos pueden darnos pautas para iniciar, permanecer o finalizar una relación.

Me encuentro en el punto de terminar una relación bastante significativa, los cimientos que se construyeron no se les dio mantenimiento y colapsó. Se quebró toda la estructura que ya existía y parece que, por más que desee seguir sosteniendo, no es posible que se pueda continuar. Duele perder algo en lo que creíste, algo a lo que dedicaste mucho tiempo y cariño, a lo que le pusiste entera confianza y con lo que en algún momento consideraste que podía ser y no resultó, no por ti, sino por la otra parte que no aportó.

El dolor va y viene, hay días en los que amanezco tranquila y con ganas de sonreír y otros en los que preferiría no salir de mi casa. Pero si algo he aprendido en este tiempo es que es posible, con mucho amor y paciencia, dejar de sentir dolor y se requiere cuidados, tanto propios como de seres cercanxs, dejar de tener miedo de sentir, estar dispuesta a aceptar que el recorrido no será recto, seguir el instinto de lo qué es mejor para nosotras y principalmente nunca te recrimines que lo que hiciste no fue suficiente.

En este momento lo mejor para mi es soltar, me cuesta pues no quiero, pero lo necesito ya que si sigo permaneciendo me lastimaría más. Y es que cuando se está es por que se quiere y cuando se está a medias, es decir sin estar, es porque realmente no hay interés. No se trata de caer en absolutismo y pensar que o es blanco o es negro, claro que tiene sus matices, y en los matices están las materias prima con las que se construyen los cimientos que mencionaba anteriormente, mismas que van a permitir levantar la estructura por completo, a medias o mejor abandonar lo que se pudo haber realizado y a esto es a lo que hay que prestar atención al inicio.

La herida va a cerrar y pienso que no estamos para dar a lo tonto, no estamos para esperar a ver cuando es posible y tampoco estamos para traicionar lo que es mejor para nosotras. Seguir viviendo, es lo que toca después de estos procesos, crecer y saber que tenemos una fuerza inmensa que nos va a permitir recuperar lo que perdimos, ver germinar lo que a lo mejor ni sabíamos que se estaba sembrado y acompañarse en todo momento para saber cuando (y como) se está lista para lo que seguirá.

*La ilustración es de Henn Kim.

Foto del día 02-08-15 a las 13.32 #3

Lídice Villanueva – Tapatía nacida en el 92 bajo el signo de tauro. Psicóloga feminista buscando aprender y compartir cosas nuevas. Adora leer y ver series o películas. Gusta del arte de la pintura y escritura, tanto practicarlo como apreciarlo. Pierde la cabeza por los perros y los búhos. Adicta a los tatuajes, a lo esotérico y lo oculto. Feminista, bruja e incómoda para machistas. InstagramFacebookTwitter

Yo sí te creo

Hermana, yo sí te creo, no lo dudes. 

No dudes por favor, que te creo. Que desafortunadamente en vivir violencias no estás sola, estamos juntas y juntas vamos a salir. 

También me acosaron en la calle en la mañana, en la tarde, en la noche… llegando a la escuela, saliendo del trabajo, estando en el coche.

He recibido fotografías de hombres que no conozco, también ellos, me han preguntado “¿si estás tan bonita por qué no tienes novio?”.

Han intentado modificar lo que siento, convertir un no en un sí, por pena a que él no quede en la friendzone.

¿Te he contado alguna vez de las ocasiones en las que me presionaron para tener sexo? su presión fue “amigable” y no lo vi como agresión en ese entonces.

Cómo olvidar la vez en la que teniendo la PAE (píldora anticonceptiva de emergencia) en la mano, me detuvo para que imaginara una vida de ensueño con él “si se daba” y yo no quería, no acepté.

Hermana, a mi también me compararon con otras mujeres, me hicieron verlas como competencia y que yo nunca iba a ser suficiente.

Mis oídos escucharon que “las mujeres son como paquetes de galletas, una vez abiertas nadie las quiere” de los labios de una enfermera. Se me ha quedado tan grabado por todo lo violento que contiene.

Me tuvieron que enseñar en la secundaria como fracturar un pene “por si en algún momento lo necesitaba”, nunca olvidaré a esa profesora de sexualidad. 

Tuve que guardar el secreto de muchos clósets, de amigas. Que por temor en su momento prefirieron no decir quiénes eran realmente, no tocaba (ni me toca) juzgar, me toca acompañar.

Fui la amiga que decía “date cuenta” y también fui la que no se dio cuenta. 

Hermana, también abusaron de mi, me tocaron el cuerpo, me besaron, me acostaron para “jugar” mejor. En el juego yo era siempre el hombre y mi vecina era la mujer… ahora de adulta ni logro imaginar todo lo que mi vecina vivió para “jugar” de esa forma.

He escuchado que me digan “no puedes, eres mujer” cuando quise hacer algo.

Me he sentado, en mi trabajo, a escuchar y cobijar a mujeres que han sido abusadas, que han sido minimizadas, que han sido golpeadas, que han sido agredidas. Me he sentado a escuchar guardándome la rabia, pues no merecen(mos) nada de eso.

Me llamo Lídice, tengo 26 años, vivo en México, uno de los países más peligrosos para ser mujer. Quiero decirte que seas quien seas, vivas donde vivas, tengas la edad que tengas ten por seguro que yo, sí te creo. 

*La ilustración es de Laura Berger

Foto del día 02-08-15 a las 13.32 #3

Lídice Villanueva – Tapatía nacida en el 92 bajo el signo de tauro. Psicóloga feminista buscando aprender y compartir cosas nuevas. Adora leer y ver series o películas. Gusta del arte de la pintura y escritura, tanto practicarlo como apreciarlo. Pierde la cabeza por los perros y los búhos. Adicta a los tatuajes, a lo esotérico y lo oculto. Feminista, bruja e incómoda para machistas. InstagramFacebookTwitter


De las brujas de Salem a las brujas de Netflix

Antes de empezar quiero aclarar que: spoilers.

3455926

Continue reading “De las brujas de Salem a las brujas de Netflix”

El derecho a sanar

 

Seré breve, todas tenemos el derecho a sanar. A eliminar lo que nos está haciendo mal sin remordimiento, a dejar de lado lo que otras personas piden de nosotras para encontrar(nos) qué queremos y a crear nuestra vida de la forma que mejor nos cobije. Continue reading “El derecho a sanar”

Todxs deberíamos de creerles

Estoy en el salón, último semestre en la Preparatoria No. 7 de la Universidad de Guadalajara. Clase de Filosofía y el tema era Kant. Suelo sentarme en la parte de atrás y en esa ocasión un amigo, que por cierto es muy inteligente, se sentó a mi lado. El maestro me hace una pregunta de las lecturas y yo respondo, me mira y dice “¿Segura que esa es tu respuesta? me parece bastante acertada para ti ¿no te ayudó tu compañero a formarla?” me descolocó el comentario y atiné a responder lo siguiente “soy capaz de emitir una respuesta así, no necesito ayuda para pensar”.
Continue reading “Todxs deberíamos de creerles”

Encuentro de Mujeres que Luchan II

Lo prometido es deuda, como les comentaba en el artículo anterior de Mujeres que Luchan les traigo la segunda parte que, desde mi perspectiva fue el mal sabor de boca que pasé en el encuentro. Tengo que aclarar que las críticas acá no son para tirar mal rollo al encuentro en sí mismo simplemente es lo que considero que mucho del feminismo de ciudad tiene que empezar a deconstruir. Estamos para ver lo bueno y lo malo, con la intención de mejorar. Continue reading “Encuentro de Mujeres que Luchan II”

Mujeres Que luchan I

El 8 de marzo tuvo inicio el PRIMER ENCUENTRO INTERNACIONAL, POLÍTICO, ARTÍSTICO, DEPORTIVO Y CULTURAL DE MUJERES QUE LUCHAN en el que diversas mujeres en contextos, edades, niveles económicos, niveles académicos, orientaciones e ideologías se reunieron en la zona zapatista en Chiapas. Pienso que todo lo que tengo que decir al respecto no puede estar en un sólo artículo por lo que decidí dividirlo en dos partes, una con las cosas positivas rescatadas del encuentro y otra con las cosas que considero tenemos que reflexionar y deconstruir en nosotras. Continue reading “Mujeres Que luchan I”

Silvia Federici: El capitalismo como sistema de producción de muerte.

Los días 2 y 3 de marzo Silvia Federici vino a Guadalajara a dar una conferencia magistral titulada “La guerra contra las mujeres y las nuevas formas de acumulación capitalista” y posteriormente, al encuentro entre mujeres; algo más íntimo y horizontal. Por supuesto que Feminopraxis no se iba perder ninguna de las dos cosas y he aquí un poco de lo que se reflexionó, compartió y dijo. Como un resumen de su larga trayectoria Federici,  dentro de los trabajos que ha realizado hace una crítica al sistema capitalista, la unión de éste con el patriarcado, el trabajo no remunerado de las mujeres como el doméstico y el de crianza y además, en este encuentro con ella, también se habló de la importancia de distinguir un feminismo neoliberal de un feminismo de y para las mujeres. Ahora sí, empecemos. Continue reading “Silvia Federici: El capitalismo como sistema de producción de muerte.”

LA FUERZA DE LA VOZ.

Algo está cambiando en esta era, los feminismos cada vez se están haciendo más visibles en diferentes puntos del mundo y las luchas por nuestros derechos están dando de que hablar en diferentes medios y en la sociedad. The time’s up decía Ophra Winfrey en su discurso en los Golden Globes para marcar un antes y un después, para marcar un silencio y el sonido de millones de voces a lo largo del planeta que han decidido de manera valiente decir “Yo también“: yo también viví violencia, yo también fui acosada, yo también fui violada, yo también fui amenazada, yo también fui segregada por ser mujer, yo también fui minimizada y cosificada por ellos. Continue reading “LA FUERZA DE LA VOZ.”

Minimizando los feminismos actuales

El día de ayer estuve fuera de mi casa barriendo la entrada durante no más de 30 minutos y recibí un silbido, dos “mamacitas” y un beso al aire. Sólo a un hombre de los tres que me acosaron pude hacerle frente pues los otros tres iban en carro; mientras le gritaba un “¿qué pedo?” al sujeto en cuestión, vinieron a mi mente el hartazgo que ya tengo de que el acoso sea algo cotidiano, lo cansado que es que los hombres cosifiquen nuestros cuerpos, lo increíble que me parezca increíble la fraternidad entre hombres ante estas situaciones y el movimiento #MeToo.

Continue reading “Minimizando los feminismos actuales”