Del derecho a (re)construirte

Desde muy chica tuve miedo a estar sola, toda mi vida vi que estarlo era algo negativo consecuencia de que yo era un problema con el cual nadie quería lidiar, así crecí y con esa idea empecé a acercarme a otras personas. Evidentemente esa forma de relacionarme resultó dañina, soporté muchas cosas que no debía, me partí en pedazos para poder complacer las necesidades de otres y también callé mi voz en ocasiones que no era adecuado. Con varios procesos de terapia, mucha determinación, paciencia y amor propio he llegado al punto en el que estoy ahora.

Me paro frente al espejo y puedo decirme dos cosas con absoluta franqueza 1) soy afortunada de poder tener la habitación propia que Virginia Woolf tanto defendía y 2) estoy en el proceso de crear mi versión de Solterona de acuerdo a mis necesidades como Kate Bolick lo hizo en su momento. Por supuesto que nunca faltan los comentarios respecto a mi vida sentimental y el hecho de que viva sola (insisto que vivir conmigo y con mis tres perros no es vivir sola) ¿y qué pasó con tu novio?, ¿pero cómo terminaron si vivían juntos? o ¿¡tanto tiempo ya ha pasado desde que vives sola!? son algunas de las cosas que escucho tan cargadas de misoginia. Estar solas es visto como un castigo por ser inadecuadas a los ojos de los hombres, recuerdo que hace años alguien me hizo el comentario que era muy complicada y eso a ellos no les gusta que quizá por eso terminaría sola, en su momento me llenó de pánico esa idea, pero conforme pasaban mis días me di cuenta de la tranquilidad que me brindaba estar lejos de aquella relación.

Con lo anterior quisiera poner en la mesa que las relaciones de “pareja” cuando son fundadas desde la misoginia sin aras de una deconstrucción, se convierten en premios para la mujer estereotipo y el hecho de estar soltera es a raíz de que no fuiste suficiente, no diste, no hiciste o eres demasiado y tienes que bajarle. Recuerdo como una mujer que era muy cercana a mí, después  de terminar con su matrimonio, vivió un tiempo como soltera y parecía disfrutarlo al inicio pero a medida que avanzaban los años la desesperación de “retener” a ciertos sujetos era evidente y bastante impactante, la gente a su alrededor la miraba con pena y los comentarios que la rodeaban era “pobre, es por estar sola” o remataban con un “es que no sabes estar sola” y ¿¡cómo va a saberlo si todos los días escucha que estar sola es malo o cuestión de pena!? y sí, muy probablemente no sabemos del todo estar solas pero tenemos un sin fin de referentes para desprestigiar a la mujer que vive sola y por ello la urgencia de saber en las reuniones familiares  “pa cuando el novio” pues parece que el reloj se nos acaba primero para tener una relación y luego para tener hijxs.

Brunna-Mancuso4-1Ser mujer y estar sin un hombre es una marca social que va manchando algunas áreas de nuestras vidas. Recuerdo cuando algunas mujeres mayores a mi mencionaban lo pesado que era en sus trabajos definirse como solteras, pues parecía que eso era un pase gratis a los colegas para andar rondando a ver cuándo ellas accedían a tener algo con ellos. Existe esa estúpida idea de que al no estar en una relación, no se tiene dueño, y por tanto pasamos de ser mujeres privadas a ser mujeres públicas y, en consecuencia, un blanco más sencillo para el acoso sexual. ¿Cómo vamos a disfrutar de estar solas con ese panorama? o ¿cómo podríamos aprender a estar solas bajo estos contextos? si la energía la volcamos en evadir el acoso sexual, en explicar las razones por las cuales sí podemos ser felices así, en ser “más cómo” para que alguien nos haga caso, en pensar las respuestas ante las urgencias ajenas de que nos hagamos de una pareja… entre otras.

Haciendo este pequeño recuento encuentro obvio ahora por qué mi miedo a estar sola. Sin embargo, justo en este momento de mi vida, la soledad es algo que estoy disfrutando al máximo; estoy aprendiendo lo que significa compartirme conmigo misma, a escuchar lo que requiero y también darme eso que requiero. Vivir sola y estar sola no tendría que ser visto como un castigo por no “saber” ser  de esa forma tan estereotipada y dañina que nos ha marcado a las mujeres sino un momento de nuestras vidas para construirnos, identificarnos, crecer, amarnos y ampliar la consciencia de nosotras mismas para saber quienes somos, el camino que deseamos recorrer, cuáles son nuestras herramientas para practicar lo que nos nace del corazón, nutrirnos y  (si es el caso) en su momento saber cómo compartirnos en una relación es decir, nunca volver a dar más de lo que se está recibiendo.

Resignificar la soledad es una de las tareas que con mucho amor propio es posible. Por supuesto que hay días en los que estoy con bajos ánimos y claro, la estabilidad emocional no es lineal se requieren subidas y bajadas para poder crecer. Pero lo importante con esto es que aun en los días en los que el ánimo está bajo podemos abrazarnos el alma, sentarnos en un rincón cálido, darle la atención a aquello que nos tenga abajo y caminar a la calma es lo que tendría que posibilitarnos el estar solas. Me disfruto, me quiero y me vivo sin límites e intento hacerlo todos los días, desde la mañana hasta la tarde, sinceramente nunca consideré que pudiese vivir de esta forma estar sola y me encanta, aun con ese miedo que lo desconocido genera confío en que ya soy capaz de continuar caminando, tengo la esperanza de que cada uno de mis pasos deje flores en su trayecto y también tengo la certeza de que podré disfrutar de ese jardín que estoy construyendo.

 

 

**La imágenes pertenecen a Brunna Mancuso.

 

Autor: LidiceVi

Tapatía, nacida en el 92 bajo el signo de tauro. Psicóloga que gusta un buen chill con té, series/películas, un buen libro o una playlist. Su punto débil: los perros. Wicca amante del arte en la piel, leer el tarot, los cristales y el esoterismo. Feminista, bruja e incómoda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s