Etiqueta: Sororidad

Feminismo en Acción: Contigo Mujer Internacional

Por: Lorena Gallego*

Cali, Colombia es una de las ciudades más pluriétnicas y multiculturales del país, y ha sido reconocida por su clima cálido, la alegría de su gente, por ser “la capital mundial de la Salsa”, y especialmente por la “belleza” de sus mujeres: las “caleñas”.

Se ubica en el departamento del Valle del Cauca que fue lugar de destino en el proceso de esclavización de la colonización española y británica, por lo que tiene la mayor cantidad de población afrodescendiente en el país y una de las mayores en América Latina. Es una de las más grandes de Colombia en población migrante; tiene 6 cabildos indígenas; y el 53% de su población son mujeres. 

Es también una ciudad marcada por la influencia del narcotráfico desde los años 70’; por la pobreza extrema; el conflicto armado que duró 50 años en Colombia, y por las consecuencias del post-acuerdo, incluida la crisis en la que se encuentra la implementación de la paz en manos del actual gobierno. 

Sigue leyendo “Feminismo en Acción: Contigo Mujer Internacional”

Principio de igualdad, fin de privilegios

Por: Gergana Krasteva*

Única definición de feminismo: principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre

“Principio de igualdad de las mujeres y el resto del universo conocido y por conocer”: definición en la que no discrepamos. Podemos añadir información y explicar mejor qué es el principio y la demanda feminista, pero, en esencia, este es nuestro mensaje. El mensaje que nos conecta desde las diferentes partes del mundo y nos une en la lucha. Por supuesto, las discrepancias que existen entre los feminismos no han surgido por desacuerdos acerca del principio de igualdad, sino por las maneras de entregar los mensajes, el orden de las luchas y el enfoque específico de cada cultura, tribu, minoría, o como quiera llamar aquellos grupos que no encajan con el mensaje estándar de las feministas europeas/estadounidenses. 

Sigue leyendo “Principio de igualdad, fin de privilegios”

Yo también les deseo mucha suerte. 

Por: Aurori Va*

A las mujeres que padecen

humillaciones,

acoso laboral y sexual, diferencias

salariales,

peores trabajos…
Yo les deseo mucha suerte…

A la mujer:

Suerte prisionera de la vida…

que no entiendes…

suerte doncella de la armonía

a la que todos desean hundir…

suerte dama de la noche y de los

días…

Sigue leyendo “Yo también les deseo mucha suerte. “

Carta Poética, un pedazo de sororidad

Por:Ana Gabriela Montiel García*

Cuántas veces has escuchado la afirmación de que “el peor enemigo de una mujer, es otra mujer”, nos lo han dicho con una fuerte y reiterada convicción. Se nos señala como el principal agente de destrucción entre nosotras; y es así como comenzamos a estar apartadas las unas de las otras. Nos enseñan a convivir a través de la competencia, nos repiten hasta la saciedad que la envidia les corroe, que ninguna mujer es capaz de amistad, “sólo conocen el amor”; lo escuchamos, lo leemos, lo vemos, lo repetimos, lo internalizamos.

Sigue leyendo “Carta Poética, un pedazo de sororidad”

Escorts: la identidad, el trabajo y las implicaciones

Por: María José Ancona Rodríguez

Gelitzli Stefania Caamal Carrillo

Andrea Alejandra Fuentelzas Rosado

Kattya Violeta Ortiz Barba

 

El trabajo sexual es un tema de interés moral, religioso, económico, psicológico, sociológico, político, etc. En México no recibe la suficiente atención por ser visto como “socialmente reprobable”; no es una actividad ilegal sí se realiza de manera individual y no coaccionada. No obstante las aproximaciones al fenómeno son como problema social o de salubridad.

Como equipo de trabajo quisimos acercarnos desde otra perspectiva: darle voz a sus protagonistas. Que las misma escorts  nos dijeran sobre su realidad. Este trabajo comenzó entrevistando a dos mujeres dedicadas a la prostitución de tipo escort de la ciudad de Mérida, Yucatán, México, en el Caribe mexicano. Debido a la naturaleza de la información que compartieron y para garantizar su seguridad, se asignó a cada una un pseudónimo: Sofía y Valeria, de 22 y 24 años respectivamente. Durante las sesiones de entrevista se abordaron temas relativos a la identidad, el trabajo, sus implicaciones y la marginación asociada al mismo.

Sigue leyendo “Escorts: la identidad, el trabajo y las implicaciones”

El feminismo a la Paty Chapoy

Por: Viridiana Regino*

A mediados del año pasado en el Congreso de Argentina se estaba discutiendo la posibilidad de despenalizar el aborto y nosotras en un acto de sororidad salimos a las calles de México para mostrarles nuestro apoyo. Después de esa marcha mis amigas y yo quedamos convencidas, de que cómo dice una de las consignas más populares: SE VA A CAER. El número de mujeres participando, uniéndose y gritando con el verde como símbolo de emancipación no nos dejó duda. Ese fin de semana visité a mi familia, ellos viven en un municipio rural al sur del estado de Puebla, platique con conocidas y vecinas: ninguna de ellas sabía que existía una marea verde, que las feministas se estaban organizando y que allá “afuera” hay mujeres que sin conocerlas están luchando por los derechos de todas, peor aún, estaban en contra del aborto en caso de que después aquí fuera despenalizado por las mismas causales que estaban exigiendo allá. 

Sigue leyendo “El feminismo a la Paty Chapoy”

Sola

Por: Ana Gabriela Montiel García*

“Te vas a quedar sola”, es una frase común que ha servido como forma de control sobre nosotras las mujeres, castigando comportamientos que no corresponden con el rol que se nos impone en la sociedad.

Es importante que las mujeres construyamos nuestros círculos de una forma saludable , que seamos amigas de verdad, que seamos aliadas, que estemos unidas en la lucha de nuestra propia libertad.

Bien lo dice Shinoda Bolen:

Cuando somos aceptados y se nos permite ser auténticos, es posible tener autoestima y autenticidad al mismo tiempo. Esto solo se llega a desarrollar si las reacciones de las personas que nos importan nos animan en vez de descorazonarnos, cuando somos espontáneos y sinceros, o cuando estamos absortos en aquello que nos produce felicidad.

Sigue leyendo “Sola”

Yo sí te creo

Hermana, yo sí te creo, no lo dudes. 

No dudes por favor, que te creo. Que desafortunadamente en vivir violencias no estás sola, estamos juntas y juntas vamos a salir. 

También me acosaron en la calle en la mañana, en la tarde, en la noche… llegando a la escuela, saliendo del trabajo, estando en el coche.

He recibido fotografías de hombres que no conozco, también ellos, me han preguntado “¿si estás tan bonita por qué no tienes novio?”.

Han intentado modificar lo que siento, convertir un no en un sí, por pena a que él no quede en la friendzone.

¿Te he contado alguna vez de las ocasiones en las que me presionaron para tener sexo? su presión fue “amigable” y no lo vi como agresión en ese entonces.

Cómo olvidar la vez en la que teniendo la PAE (píldora anticonceptiva de emergencia) en la mano, me detuvo para que imaginara una vida de ensueño con él “si se daba” y yo no quería, no acepté.

Hermana, a mi también me compararon con otras mujeres, me hicieron verlas como competencia y que yo nunca iba a ser suficiente.

Mis oídos escucharon que “las mujeres son como paquetes de galletas, una vez abiertas nadie las quiere” de los labios de una enfermera. Se me ha quedado tan grabado por todo lo violento que contiene.

Me tuvieron que enseñar en la secundaria como fracturar un pene “por si en algún momento lo necesitaba”, nunca olvidaré a esa profesora de sexualidad. 

Tuve que guardar el secreto de muchos clósets, de amigas. Que por temor en su momento prefirieron no decir quiénes eran realmente, no tocaba (ni me toca) juzgar, me toca acompañar.

Fui la amiga que decía “date cuenta” y también fui la que no se dio cuenta. 

Hermana, también abusaron de mi, me tocaron el cuerpo, me besaron, me acostaron para “jugar” mejor. En el juego yo era siempre el hombre y mi vecina era la mujer… ahora de adulta ni logro imaginar todo lo que mi vecina vivió para “jugar” de esa forma.

He escuchado que me digan “no puedes, eres mujer” cuando quise hacer algo.

Me he sentado, en mi trabajo, a escuchar y cobijar a mujeres que han sido abusadas, que han sido minimizadas, que han sido golpeadas, que han sido agredidas. Me he sentado a escuchar guardándome la rabia, pues no merecen(mos) nada de eso.

Me llamo Lídice, tengo 26 años, vivo en México, uno de los países más peligrosos para ser mujer. Quiero decirte que seas quien seas, vivas donde vivas, tengas la edad que tengas ten por seguro que yo, sí te creo. 

*La ilustración es de Laura Berger

Foto del día 02-08-15 a las 13.32 #3

Lídice Villanueva – Tapatía nacida en el 92 bajo el signo de tauro. Psicóloga feminista buscando aprender y compartir cosas nuevas. Adora leer y ver series o películas. Gusta del arte de la pintura y escritura, tanto practicarlo como apreciarlo. Pierde la cabeza por los perros y los búhos. Adicta a los tatuajes, a lo esotérico y lo oculto. Feminista, bruja e incómoda para machistas. InstagramFacebookTwitter


MANIFIESTO DESDE LOS FEMINISMOS MEXICANOS SOBRE EL ACOSO SEXUAL Y OTRAS FORMAS DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Desde Feminopraxis compartimos y apoyamos el siguiente manifiesto.

(Liga original aquí)

———————————————

A las personas preocupadas por la violencia contra las mujeres y las niñas. A las feministas que luchan en contra de la violencia de género contra las mujeres y las niñas. A la opinión pública:

Nosotras, la Red mexicana de Feministas Diversas, manifestamos nuestra preocupación por el aumento de los casos de diferentes formas de violencia contra las mujeres en nuestro país. En este sentido, y reconociendo nuestra pluralidad, condenamos las nuevas formas de justificación, normalización, naturalización y perpetuación de acoso, hostigamiento, violación sexual y feminicidios, que son legitimadas en el contenido del libro “Acoso ¿Denuncia legítima o victimización?” escrito por Marta Lamas y publicado recientemente (2018) por el Fondo de Cultura Económica.


Somos feministas con posturas, preocupaciones y prácticas que constituyen una polifonía diversa. Aún así, coincidimos en que el libro no debe ser tomado, de ninguna manera, como un referente teórico, metodológico, ní epistémico, para impartir justicia en lo referente a delitos sexuales denunciados. Vemos con gran preocupación y consternación que se pueda generar algún tipo de jurisprudencia, como se está promoviendo desde distintos foros en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en los entes de impartición y administración de justicia en la arena penal, entre otros espacios institucionales. Las aseveraciones y análisis basados en posturas polarizadas y expuestas en el libro de Lamas son lamentables. Por un lado, tienen una clara intención de provocar y confrontar las luchas feministas y, por otro, sus argumentos sirven de referencia para perpetuar el patriarcado en el sistema de justicia penal.

Sigue leyendo “MANIFIESTO DESDE LOS FEMINISMOS MEXICANOS SOBRE EL ACOSO SEXUAL Y OTRAS FORMAS DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES”

Yo aborté

Tenía 18 años, estaba a dos meses de terminar el secundario. Estaba pendiente del baile de la primavera, pendiente de terminar y poder irme a estudiar a Buenos Aires. Recuerdo que saqué turno con una ginecóloga por primera vez en mi vida para pedir pastillas anticonceptivas, a la vez que usaba preservativos, porque creía fehacientemente que tenía que cuidarme de todas las formas posibles. Hasta ese momento, como recién me iniciaba en el sexo, sólo me cuidaba con preservativos y procuraba no tener ningún tipo de contacto hasta que el preservativo estuviera puesto. La ginecóloga me hizo una ecografía para darme los anticonceptivos mas indicados para mi edad y mi fisionomía. Fue una sorpresa cuando me dijo que no podía dármelos, porque estaba de algunas semanas. Lloré, putié y me cagué en todo el mundo. Jamás había tenido relaciones sexuales sin protección, no podía entender como había pasado ni por qué. No lo merecía, y sobre todo no quería, no era mi momento.

Sigue leyendo “Yo aborté”