Archivo de la etiqueta: historia

Matilde Montoya y Columba Rivera: dos mujeres pioneras en la lucha por la educación de las mujeres en México

Por La Fata Morgana*

Hoy es Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y vale la pena hablar un poco de dos mujeres pioneras en la lucha por la educación de las mujeres en México: Matilde Montoya Lafragua y Columba Rivera.

A finales del siglo XIX en México, las mujeres habían alcanzado ciertos derechos como el de la educación y el ejercicio de su profesión (Lau Jaiven & Ramos, 1993). A pesar de eso, el hecho de poder realizar legalmente ambas actividades no era un derecho reconocido por parte de la cultura machista; por el contrario, las mujeres únicamente eran bien vistas si sus estudios se encaminaban a ser educadoras o a la cultura, pero sólo si a pesar de estos estudios, sus deberes domésticos eran cubiertos de manera adecuada. Esto en defensa, claro, de la idea machista de que la mujer debía estar en el hogar porque su naturaleza la situaba ahí (Lau Jaiven & Ramos, 1993).

Seguir leyendo Matilde Montoya y Columba Rivera: dos mujeres pioneras en la lucha por la educación de las mujeres en México

Crónica de mi visita al The Lesbian Herstory Archive.

Por Eva Megias*

A principios de mayo visité Nueva York por primera vez. Me propuse empezar a conocer la ciudad caminando por Manhattan sin rumbo fijo. Disfruté escuchando las conversaciones de la gente en parques y pude identificar algunos acentos de español caribeño como el cubano, dominicano y también el mexicano. Quedé sorprendida al oír el canto una especie de pájaros bastante diminutos, que estaban por todas partes. Los graffiti, pegatinas, pines, posters y libros que vi eran muy críticos con las políticas de Donald Trump. Me dio mucha alegría encontrar esperanza justo ahí, en el centro de la ciudad.

Seguir leyendo Crónica de mi visita al The Lesbian Herstory Archive.

Amén.

Antes de empezar quiero aclarar que el texto es mi opinión, misma que he generado con el tiempo y las experiencias que he tenido en mis 25 años. Entiendo que, como en todos los casos, siempre habrá excepciones a la norma (mis ejemplos cercanos son el Padre Solalinde y el Fray Cruz Alta), sin embargo, utilizaré la generalización para expresarme con mayor facilidad; además, estaré escribiendo dios y no Dios por el hecho de englobar a todos.

Seguir leyendo Amén.

¿Por qué celebramos el día de las madres?

Por Soledad Vásquez Loranca*

De pronto, en medio de regalos, flores, restaurantes llenos, festivales infantiles, se queda una impresión de que esta celebración es ajena a nuestra historia, me refiero a nuestra historia como país.

Esta festividad, entre empalagosa y reparadora, no ha hecho más que seguir enalteciendo la figura maternal, de aquella que ha te ha dedicado la vida y quien merece, al menos, un día de la tuya.

Pues bien, con el propósito de responder a la pregunta inicial, aquí un poco la historia y el origen de esta celebración.

Seguir leyendo ¿Por qué celebramos el día de las madres?

Dos mujeres olvidadas de la psicología

Tengo otra entrada esperando a publicar sobre la relación entre género y enfermedad mental, pero no será hoy, porque necesito esperanza… y la esperanza la encuentro en las historias de otras mujeres, así que seguiré mi corazón. Acaba de ser día del psicólogo y de la psicóloga, profesión que ejerzo, que me llena de gozo, de la que aprendo cada día. Y mi identidad como psicóloga me hace pensar en las mujeres de las que me hablaron poco en la Universidad y que tuve que conocer por casualidad o en la búsqueda concienzuda, de mujeres que la historia (léase patriarcado) por “casualidad” olvido.

Recuerdo mi materia Historia de la Psicología en donde conocí a Freud, a Skinner, a Erick Froom, a Watson y un largo, etcétera de varones. Entonces nos presentaban a algunas mujeres, pero pocas, Ana Freud, a quien muchas veces había que referirse como la hija de…, Karen Horney, Melanie Klein, la revisión de su vida y obra era apresurada, como si no hubiera mucho en que detenerse. Aunque en la historia de hombres de la psicología nos detuviéramos en las aspectos más triviales.

Ahora como psicóloga feminista, pienso en la identidad que vamos formando las mujeres en esta profesión, si nuestras antecesoras siguen siendo omitidas en los programas educativos oficiales y hoy vengo a tomar este espacio virtual para que en él les nombremos con las fanfarrias que se merecen, por ello aunque podría hablar de más mujeres, he escogido sólo a dos de ellas, para poder detenernos en aspectos de su vida, para observarles y reconocerles.

Las dos mujeres son Sabina Spielrein y Frieda Froom Riechman.

Sabina_Spielrein
Sabina Spielrein
1460118095_606872_1460126483_noticia_normal
Frieda Froom Riechman

Sabina Spielrein nació en Rostov una de las ciudades más antiguas de Rusia, fue la hija mayor de 4 hermanos, las descripciones de su biografía son muestra clara de la forma diferenciada en que se veía a hombres y mujeres, se dice de ella que tenía imaginación desbordante, inteligencia precoz, rebeldía, releyendo hoy con ojos feministas podríamos decir que simplemente era brillante y quienes le conocieron no estaban preparados para una mujer autoafirmada, segura, empoderada y entonces hablan de su inteligencia como si de un defecto se tratase. Sus padres eran violentos, propinaban frecuentes castigos físicos que se caracterizaban por la humillación, la manipulación y el insulto. Imagínense la siguiente anécdota de su historia de vida, Sabina a los diecisiete años plantea que quiere vivir en otro lugar para conocer a otras personas fuera del contexto familiar y ¿Qué hizo su padre? Le amenazó con suicidarse, en un ambiente así era de suponerse que Sabina se viera afectada. Intentos de suicidio y síntomas de trastorno mental le llevaron a ser tratada por Carl Jung, en donde conoció el psicoanálisis y tras su recuperación decidió estudiar medicina, fue una de las primeras mujeres en practicar psicoanálisis y presentar diversos trabajos por la que fue reconocida, pero no como se merecía.

Por su parte Frieda Froom Riechman nació en Alemania en una familia judía Ortodoxa, estudió medicina y Neurología y pronto se interesó en afecciones que no tenían origen orgánico acercándose al psicoanálisis. Por su origen judío emigró a Estados Unidos en donde atendió fielmente durante 22 años en la clínica Chesnut Lodge, en donde se convirtió en pionera en tratar a pacientes psicóticos bajo el método psicoanalítico, mi lectura de Frieda me dice que más que su método el éxito con sus pacientes tenía que ver con su humanidad, con su capacidad de conectarse con el otro, con su paciencia para acercarse y su minuciosidad para entender como con actos simbólicos los pacientes intentaban comunicarse en su idioma.

Desde mi punto de vista, ambas tienen en común el hecho de que aportaciones suyas fueron después retomadas por varones que se hicieron famosos por planteamientos que no les correspondían y que por supuesto no les dieron el crédito merecido o ninguno en absoluto.

Sabina por ejemplo, escribió un trabajo que llamó, “La destrucción como causa del nacimiento” trabajo que fue la base con la que Freud construyó su teoría sobre la pulsión de vida y de muerte, razón por la que el psicoanálisis cambio radicalmente. No quiero ponerme muy teórica, pero quiero recalcar lo importante del asunto, esta mujer fue plagiada por uno de los hombres más influyentes en la historia y su nombre NO se escucha en las universidades. Carl Jung quien también se escucha regularmente en la formación psicológica, también retomó ideas de Sabina para formular el concepto de ánima y de Sombra vitales para entender el inconsciente colectivo en su teoría, y aunque él si la reconoció como coautora, colaboradora e inspiradora, aun así la historia no le hace justicia suficiente.

Por su parte Frieda Froom Reichman se dedicó por un tiempo a la investigación y trabajó con Waslavick, un hombre ampliamente reconocido. El trabajo de Frieda con pacientes con esquizofrenia le llevo a realizar planteamientos sobre el tipo de comunicación en las familias, que después Waslavick retomo para su concepto de “homeostasis familiar” hoy vital en la terapia sistémica, el estudio de Frieda implicaba relacionar la lingüística y la comunicación kinestésica. Una vez más la historia no la nombra lo suficiente, no tanto como a ellos.

Pero hoy estamos aquí para nombrarlas y también para preguntarnos ¿Por qué no nos extraña su ausencia? Porque asumimos que la historia que nos cuentan en las Universidades no puede reescribirse, integrando todo sobre ellas, sobre nuestras antecesoras, necesitamos a mujeres en la memoria colectiva de la psicología, necesitamos figuras femeninas para identificarnos, para formar una identidad en nuestra profesión, que no se base en la desigualdad y la omisión de nuestros aportes a la ciencia y necesitamos hacer justicia histórica.

Bibliografía:

Fuentes, M., Martínez, B., Piñeiro, S., Angosto, T. (2008). Biografía de Sabina Speilrein (1985-1942) una historia de los primeros años del psicoanálisis. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquatría. Vol. 26 núm. 101. España

García, S. (2010). El olvido de las mujeres pioneras en la psicología. Revista historia de la psicología. Vol. 31. núm. 4. España

Winkler, M. I. y Abarca, G. (2015). “Nunca te prometí un jardín de rosas”. Frieda Fromm-Reichmann y el valor de la relación terapéutica. Revista de Psicología, Vol. 24. núm. 1

 


14940143_1316688088350250_4350887893801563727_o** Eliza Tabares – Mexicana radicada en CDMX, psicóloga y Psicodramatista enfocada en temas de género, arte y corporalidad. Le interesa la forma en que la cotidianidad se entreteje con la teoría y los procesos individuales y grupales que se encuentran con el feminismo y que nunca son lineales ni desprovistos de contradicciones, como terapeuta con perspectiva de género, considera que el trabajo con y desde el cuerpo permite poner en la mesa otras discusiones sobre el feminismo. Es directora y terapeuta en Centro de Atención Psicológica, Arte y Consultoría A.C. Co-creadora del sistema SOMA (Salud, Ontología, Movimiento y acción) avalado por la UNESCO. Síguela en  Facebook  Twitter Instagram

 

¡ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR! (historia de la píldora anticonceptiva)

Actualmente, los derechos sexuales y reproductivos, a pesar de enfrentarse aún a grandes debates y obstáculos, han avanzado en su reconocimiento y alcance dentro de los países desarrollados y en vías de desarrollo. Asimismo, dichos avances están siendo impulsados, y exigidos, en países no desarrollados que presentan serias problemáticas de salud sexual y reproductiva derivadas de la falta de acceso a métodos anticonceptivos, planificación familiar e interrupción legal del embarazo. La lucha por la libertad en la toma de decisiones relacionadas a la sexualidad y la reproducción, es un trabajo vigente para millones de personas alrededor del mundo.

Así, en el mes de las maternidades elegidas, he decidido hablar un poco acerca de la historia de uno de los anticonceptivos que revolucionó la vida sexual de las mujeres y la planificación familiar: la píldora anticonceptiva.

Seguir leyendo ¡ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR! (historia de la píldora anticonceptiva)

Dibujando a las mujeres en la historia: 365 Mujeres Ilustradas

Dentro del Movimiento Feminista podemos encontrar una gran cantidad de colectivxs trabajando por la emancipación, reconocimiento, libertad y derechos de las mujeres. Los colectivxs funcionan como pequeños hilos que, aunque localizados en diferentes partes del mundo y enfocados a problemáticas particulares, tejen una red sororal de mujeres creando un mundo mejor y más incluyente.

Hace unos días nos encontramos con uno de estos colectivxs.

365 Mujeres Ilustradas es un grupo de mujeres a las que les gusta el dibujo y el arte en general. El proyecto surge en Buenos Aires, Argentina, tras la necesidad de “aportar a la igualdad. La necesidad de hablar, escribir, dibujar” y así generar un aporte a la sociedad.

Lanzamiento de calendario ILUSTRADAS 2017 (22 diciembre 2016). De izquierda a derecha: Magalí “Tornado” Rodríguez, Romina Delmas (detrás), Cristina “Titi” Gutierrez, Camila Torre Notari, Lucía “Lulelia” Rovira, Ivana Boullon, Nan Dita, María José Corbelle (fotografía tomada de Facebook 365 Mujeres Ilustradas)
Lanzamiento de calendario ILUSTRADAS 2017 (22 diciembre 2016). De izquierda a derecha: Magalí “Tornado” Rodríguez, Romina Delmas (detrás), Cristina “Titi” Gutierrez (frente), Camila Torre Notari, Lucía “Lulelia” Rovira, Ivana Boullon, Nan Dita, María José Corbelle (fotografía tomada de Facebook 365 Mujeres Ilustradas)

En septiembre de 2016, la idea de hacer algo por las mujeres olvidadas lleva a Cristina “Titi” Gutierrez (38 años), una arquitecta y dibujante venezolana que ha vivido en Argentina desde hace diez años, a convocar a las argentinas Lucía “Lulelia” Rovira (30 años), diseñadora gráfica e ilustradora, Magalí “Tornado” Rodríguez (30 años), artista visual y Romina Delmas (30 años), dibujante. Tras reunirse, comienzan la búsqueda de maneras para dar vida a sus ideas. Así, deciden buscar referentes de mujeres que les interesan y consiguen crear un calendario de ilustraciones de mujeres que han sido destacadas en diferentes áreas del arte, la ciencia y otras disciplinas.

El calendario reunió los trazos de “amigas, conocidas y artistas que seguíamos por sus trabajos, y se formó un grupo de 26 mujeres. Buscamos las referentes a retratar y las organizamos por su mes de natalicio. Se plantearon 2 retratos y 2 ilustradoras por mes, cada una hizo a la mujer que había elegido y trabajó en dupla para criterios de composición y paleta de colores. Además, 2 ilustradoras hicieron la portada.” ILUSTRADAS 2017 es el calendario resultado del “esfuerzo y autogestión” y fue lanzado a finales de 2016; cuenta con una efeméride por día: “el natalicio de mujeres importantes para la humanidad y/o para nosotras.”

Portada Calendario Ilustradas 2017
Portada calendario ILUSTRADAS 2017. Ilustración de Catalina Cartagena y Josefina Jolly

Así surge 365 Mujeres Ilustradas, con la intención de ilustrar a todas las mujeres que aparecen en el calendario: “retratar los 365 días del año a mujeres que dejaron aportes destacados en la humanidad o que simplemente admiramos”; con la participación de ilustradoras de todas partes del mundo.

Los primeros cuatro días del proyecto las integrantes de 365 Mujeres Ilustradas “muy improvisadamente dibujamos nosotras mientras buscamos y convocamos a artistas para que participen los días consecutivos. Enseguida fue bien recibido y en pocos días ya teníamos más de 30 mujeres que querían dibujar, hoy ya somos más de 120 y se siguen sumando.”

maría josé_365MI
30 de enero de 1888 Beatrice Brigden (30/365) Ilustración de María José Corbelle- Argentina

Wangari Muta Maathai_Tornado_365MI

1 de abril de 1940 Wangari Muta Maathai. (91/365) Ilustración de Tornado Rodríguez- Argentina

Este proyecto combina arte e historia y una de sus metas es difundir la vida de las mujeres retratadas que “por lo general son mujeres que muchas veces pasaron desapercibidas por la falta de igualdad.” Además, 365 Mujeres Ilustradas lanzó una convocatoria el 8 de marzo pasado para reunir ilustraciones de consignas sobre el Día Internacional de la Mujer y sobre el Paro Internacional de Mujeres. Debido a que también han recibido participaciones de hombres ilustradores, a finales de marzo lanzaron la convocatoria para retratar “personas que luchan por la igualdad. Desde grandes activismos a pequeños accionares. En esta sección invitamos a participar a todas las personas que quieran.”

Nosotras Paramos AmaliaT Art_365MI
“Nosotras Paramos”, Ilustración de AmaliaT Art/España

personas por la igualdad_ AlexAnwandter
“Alex Anwandter” Ilustración de Bruno Mc’Mint – Argentina

365 Mujeres Ilustradas es un ejemplo de cómo el arte es un instrumento clave del feminismo para visibilizar a las mujeres que han sido olvidadas o no han sido siquiera nombradas a lo largo de la historia. Sostenido con la sororidad de mujeres artistas de todo el mundo, las integrantes de este proyecto creen que es “sumamente necesario que haya la mayor pluralidad de voces y miradas en la sociedad. Que la igualdad es el camino a buscar y seguir. Que muchos años fueron los que la mujer fue dejada en un segundo plano o directamente oculta. Que hay muchas historias por contar de mujeres que hicieron cosas increíbles para sus vidas y para el mundo. Y sobre todo creemos que hoy en día hay que luchar para que todos seamos libres y que exista la justicia, entonces si nosotras tenemos los recursos, tenemos el tiempo, las ganas y alguna idea, vamos a darle para adelante y buscar darle lugar a mujeres que quieran ilustrar y ayudarnos a que esas mujeres sean conocidas.”

virginia lota
15 de enero de 1976 Virginia Tola (15/365) Ilustración de Pamela Silva – Ecuador

Actualmente 365 Mujeres Ilustradas se presenta en forma de plataforma digital y las publicaciones se encuentran en Facebook, Instagram y Twitter. Si te interesa ser parte de este colorido proyecto, no dudes en visitar sus redes y contactarlas para más información.

Minerva Mirabal_
12 de marzo de 1926 nace Minerva Mirabal. (71/365). Ilustración de María Victoria Rodríguez-Dibujo e Ilustración – Argentina

 

 

 

Amor propio ¿cura o enfermedad social?

Dentro de mi trabajo como psicóloga me he encontrado con que carecer de amor propio es una constante, en ellos por el hecho de no poder ser sensibles y en nosotras por ser unas egoístas si lo construimos. Hace unos días escribía sobre lo que se esperaba de mi y la negación rotunda a cumplir con esas expectativas absurdas; hoy me doy cuenta que algo que se espera de mi es que no me ame, que no quiera lo mejor y que es impensable que sepa que es adecuado e incorrecto para mi.

Es confuso y contradictorio pues por un lado la sociedad aborda con mensajes sobre el cuidado del autoestima, también sobre un falso amor en el que si eres de determinada manera serás feliz contigo y con las demás personas pero realmente no se habla de un amor propio, ese que nos ayuda a aceptar tanto nuestras partes claras como nuestras sombras. Importante es conocernos, sabiendo que de una u otra forma no podremos hacerlo por completo gracias a las transformaciones que vamos teniendo en nuestras vidas. Lo curioso es que si asumes ambas cosas y demuestras que las tienes asumidas tienes falta de modestia, se te etiqueta de arrogante por saber tus cualidades y defectos.

El amor propio siempre va a terminar en todo aquello que consideramos adecuado para nutrirnos, sanarnos, sentirnos, pensarnos y aceptarnos. Por ende, habrá que decir que no en muchas ocasiones pero si somos mujeres parece que no podemos negarnos, pues se asume que somos el pilar de la familia y la sociedad, necesitamos entregar(nos) todo lo que podamos y hasta más allá de lo que está en nuestras capacidades y posibilidades. Se impone una creencia en la que se nos tiene prohibido darnos nuestro tiempo pues si se hace ¿quién va a limpiar la casa?, ¿quién va a atender a los hijxs?, ¿quién va a hacer de comer?, ¿quién va a organizar lo que hay que hacer?, ¿quién va a escuchar las penas de aquel o aquella?, ¿quién cuidará a lxs que se enfermen?, ¿quién educa?, ¿quién saca adelante?, ¿quién tiene que hacerse fuerte por el bien familiar?, ¿quién da los consejos?, ¿quién?, ¿quién?…

Aunque de vez en cuando pasa que se nos ocurre la loca idea de decir no, de poner un límite pues sentimos como nos envuelve esa enfermedad (Coff, coff abuso) y nos impide movernos, y el mundo explota. De pronto nos volvemos las malditas, las perras, las putas, las egoístas, las cabronas, las mal agradecidas, las… las. Resulta que el cuidarnos a nosotras mismas parece prohibido o una idea alocada, aparentemente amarnos es un acto dañino ¿pero para quién? ¿para mí o para todas las personas que les dije no? mismas personas que no pueden aceptar que su voluntad no sea hecha al momento o que sus necesidades estén después de las mías/tuyas.

ml_sara+herranz_12_700_0
Ilustración de Sara Herranz

Pensar que decir que no a algo parece que es lo peor que le podemos hacer a nuestros amigxs, a nuestra pareja, a nuestra familia e incluso a nuestro trabajo; no pensamos que al no decir no lo que hacemos es dañar a la única persona que va a estar con nosotras hasta el final, por supuesto que no pensamos en nosotras mismas. Entonces reflexiono sobre lo tóxico de este sistema que nos hace creer que podemos hacer todo al mismo tiempo menos amarnos, si no empezamos a asumir que primero tenemos que estar bien con nosotras mismas para poder crear y fomentar las relaciones sanas de nada o poco va a servir lo que estamos construyendo en nuestras vidas.

Que crear nuestro espacio para dormir la siesta, pintar, bailar, correr, estar desnudas, gritar, querernos, relajarnos, ver series, leer… entre millones de cosas más sea nuestra principal revolución. Que ese espacio nos nutra y nos permita tocarnos el alma para levantarnos sin miedo a no cumplir con las expectativas. Que ese espacio sea sólo nuestro y sea bienvenida la persona que deseamos, cuando queramos.

Lídice Villanueva – Tapatía de 24 años. Psicóloga feminista buscando aprender y Foto del día 02-08-15 a las 13.32 #3compartir cosas nuevas. Adora leer y ver series o películas. Gusta del arte de la pintura y escritura, tanto practicarlo como apreciarlo. Pierde la cabeza por los perros y los búhos. Adicta a los tatuajes, a lo esotérico y lo oculto. Feminista, bruja e incómoda para machistas. Instagram Facebook Twitter