10 libros sobre mujeres itinerantes, revoluciones y espiritualidades.

Los estudiosos de la religión (historiadorxs, sociólogxs y antropólogxs, especialmente) creyeron que el siglo XX daría paso a la secularización de las sociedades y de los valores políticos, culturales y educativos. También predijeron que las creencias religiosas, incluyendo la lucha del “bien” contra el “mal”, iban a ser parte de las prácticas privadas y personales, pues el siglo XX fue el siglo marcado de revoluciones, utopías y proyectos colectivos anarquistas, socialistas, comunistas, sindicalistas, guerrilleros y demás.

Sin embargo, la ansiada modernidad y las revoluciones colectivas ateas, no lograron “desaparecer” del panorama a las religiones ni las creencias populares, ni las espiritualidades. Después de la caída del Muro de Berlín o lo que se llamó La Guerra Fría, algunas instituciones religiosas se fortalecieron al grado de ser hoy día enemigas de los derechos de las mujeres y las minorías, sustentado agendas neoconservadoras en países que se asumieron laicos o comunistas en el siglo XX.

Por otro lado, en las últimas décadas asistimos a la desinstitucionalización de lo religioso y al auge de espiritualidades libres o a la carta (concepto empleado para designar que la gente hoy puede elegir a su gusto elementos de diversas tradiciones religiosas, filosóficas, místicas, etc. sin que tenga conflicto en vincular elementos que por las religiones institucionales podrían ser estigmatizados de paganos o “malos”). Y en este sentido, muchas mujeres que nos asumimos feministas o personas no binarias, podemos decirnos brujas sin que eso tenga una connotación negativa para nosotras; hemos resignificado nuestras vivencias y emociones al margen de lo que los libros sagrados dicen; al margen de lo que los ministros religiosos aconsejan, y al margen de lo que otras generaciones creyeron y practicaron para salvar su alma. E incluso cada una podrá tener su santa a quien le prenda la vela.

En este primer post del año comparto con ustedes la lista de algunos libros memorables que dan cuenta de lo cambiante, esperanzador, liberador u opresor que puede ser un ambiente religioso institucional (sí se es practicante y parte de una comunidad religiosa) o espiritualidad (forma de pensar y actuar que tiene cierta idea de trascendencia, y que no se vincula con una religión, iglesia o comunidad religiosa, pero puede haber ciertos elementos de aquellas en las prácticas) para las mujeres, pues las protagonistas son mujeres.

En esta ocasión presento novelas de ficción y algunas autobiografías contextualizadas en revoluciones, exilios y migraciones, donde el comunismo y la democracia prometen todo el poder al pueblo, o la permanencia de la tradición. Algunos de estos libros los leí estando en la universidad, estando en México y otros los descubrí en las bibliotecas públicas de Londres. Los libros van desde diversas expresiones del cristianismo, el judaísmo y el islam, pasando por religiones de matriz africana como el vudú; o el Espiritualismo Trinitario Mariano que por los cristianismos ha sido estigmatizada. En otras entregas voy a tocar autobiografías testimoniales de cómo una creencia o espiritualidad llevo a mujeres a ser militantes de sus ideas, y en un ultimo post hablaré de teólogas feministas que hay que tener en cuenta. Espero les guste la selección de libros y autoras que les comparto.

Hasta no verte Jesús Mío, Elena Poniatowska. Este libro es uno de mis favoritos. Haciendo trabajo de campo para un antropólogo muy famoso en México, Elena descubre a Jesusa Palancares, una mujer oaxaqueña pobre que le narra su historia desde que quedó huérfana de madre a temprana edad, y siendo empleada doméstica en condiciones de explotación laboral, termina conociendo todo el país al unirse a las tropas de la revolución mexicana; narra sus encuentros con Emiliano Zapata y con Pancho Villa. Al perder a su marido, hace cualquier tipo de oficios: maquila, sirvienta y lavandera. Su refugio fue a espiritualidad que desarrollo dentro del Espiritualismo Trinitario Mariano, y las creencias en la reencarnación y los trances, ella como médium y mujer que vio subir y caer gobiernos revolucionarios.

La Isla bajo el Mar, Isabel Allende. Otro de mis liros favoritos. Es la historia de Zarité, una niña mestiza afrodescendiente que a los nueve años es vendida como esclava al francés Valmorain, dueño de una de las más importantes plantaciones de azúcar de la isla de Santo Domingo, en el Caribe. A través de la vida de Zarité vamos a conocer las condiciones de vida de los esclavos en la explotación de la caña de azúcar, las violaciones sexuales que ella misma vive por su amo y cómo le inculcan desde pequeña el amor a los ancestros y a danzar al son del tambor en rituales del vudú, mientras ve pasar a hombres y mujeres fuertes que traman conspiraciones para su libertad. Ella es testiga de cómo los esclavos de Haití se rebelan y logran su libertad. Ella logra amar y tener una hija de su amo, Rosette, quien al crecer podrá escapar de la esclavitud y de la prostitución. Un bello canto a la vida y a la resistencia de las mujeres caribeñas afrodescendientes.

La-casa-de-la-memoriaLa casa de la memoria, Lucía Graves. Es la historia de Alba, una joven judía que tiene la encomienda por parte de los rabinos sefaradíes, de aprender de memoria la Cábala cuando la comunidad judía fue expulsada de España por los reyes católicos en 1495. Descendiente de un gran rabino, ella tiene que decidir entre convertirse al cristianismo para conservar el amor del hombre a quien ama, o bien, marchar con su familia al exilio hacia Italia y Tesalónica. En su proceso de memorizar, duda que sea respetada por su propia comunidad por ser mujer, pero toma el reto de guardar lo que considera el corazón de su cultura y permanencia.

 

 Purple Hubiscus, Chimamanda Ngozi Adiche. Kambili es una adolescente nigeriana que vive bajo estricto orden y cumplimiento de lo que su padre dice sobre el cristianismo católico. Es un hombre que muestra una cara dulce y amable en público, pero en su casa es un violento patriarca. Kambili y su hermano Jaja desean ser libres, justo cuando la Guerra civil en Nigeria irrumpe. Kambili tiene una crisis de fe y cuestiona todo el sistema religioso en el que ha sido criada para finalmente tomar las riendas de su vida. Hice un video de ese libro en mi canal de YouTube: (https://www.youtube.com/watch?v=oZax4NXtPfM&t=72s)

 El dios de las pequeñas cosas, Arundhati Roy. Es un libro de realismo mágico al estilo de Salma Rushdie, Mo Yan y Gabriel García Márquez. Es la historia de tres generaciones donde el estatus social permite ascender en la escala de privilegios o vivir bajo el sistema de castas. Un de las protagonistas es Baby Kochamma, quien forma parte de la segunda generación y logra librarse de convencionalismos religiosos y sociales al enamorarse de un misionero irlandés. Ella será la única de la familia en convertirse al catolicismo e ingresa a un convento para escapar del comunismo. Aún así no logró que el misionero se quedara a su lado, pero sí le dio hijos. Ella hará lo que sea para evitar caer en el sistema de castas que le niegue a movilidad social, pues algunos de sus conocidos y su hermano, al ser comunistas, ponen en riesgo lo que ha ganado en su conversión al cristianismo.

 Persépolis, es la historia autobiográfica de la ilustradora y escritora iraní Marjane Satrapi. Parte de su niñez narrando cómo fue crecer en un régimen fundamentalista islámico, las restricciones que vivió cuando se estableció la república islámica y la cultura de los mártires se extendió como un culto redentor. Me gusta mucho cuando se pone a hablar con Dios y le encuentra mucho parecido a Karl Marx no sólo en sus discursos socialistas, sino también en sus físicos. Es en su niñez donde deja de creer en ese anciano de días, para dar paso a educarse en el exilio y creer que ella también puede ser una profeta como Mahoma o Jesús. En sus tiempos fuera de Irán descubre el sexo, las dogras, el rock and roll y el sentido político de ser exiliada.

Yo soy Malala, Malala Yousafzai.  La autobiografía del Premio Nobel de la Paz, nos da cuenta de la historia reciente de Pakistán, y sus conflictivas relaciones históricas con la India, su independencia y el crecimiento de una vertiente del islam: el movimiento talibán. Conforme va describiendo la sociedad y el ambiente político, religioso y social en el que va creciendo, Malala también cuestiona el islam en el que fue criada por su padre y su madre, lo mismo que el islam practicado por los talibanes. Ella refuta la idea de una practica islámica violenta que niega el acceso a las mujeres a la educación y al ejercicio de la vida pública como la ley de la sharia ha implementado en el Pakistán que ella creció. Malala invita, desde su autobiografía escrita para un publico occidental, a conocer más que islam es una cultura amplia y diversa.

 In the days of rain, Rebecca Stott. Apenas estoy leyendo este libro autobiográfico y no dejo de pensar en las similitudes que encuentro entre la historia aquí narrada y mi niñez dentro de una iglesia pentecostal tradicional. La autora creció dentro de una comunidad religiosa que ella llama “una secta fundamentalista cristiana, un salvaje protestantismo” de corte bautista en Brighton, Inglaterra donde experimento los castigos y prohibiciones extremas de ser hija de pastor. Va narrando como la creencia en que Satán lo domina todo, le llevó a ver y experimentar desde muy pequeña las violencias hacia los seguidores de su padre y como fue influenciada su comunidad por la cultura protestante de Billy Graham con sus cruzadas para atemorizar, violar y castigar a mujeres y hombres en nombre de dios.

 The Color Purple, Alice Walker. No podía faltar un clásico de mis favoritos de la narrativa afroamericana. Este libro está cargado de dolor y perdidas que como mujer me cuesta tanto comprender, pero a la vez está cargado de esperanza, transformación y resiliencia. Un libro que describe la historia de dos hermanas afrodescendientes, Celie y Nettie, en el sur de los Estados Unidos cuando las políticas segregacionistas estaban en auge a mediados del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. El libro nos acerca a conocer los efectos del racismo y el patriarcado en los cuerpos de mujeres de raza negra. Celie escribe cartas tanto a Dios como a su hermana para contarles los abusos que vive: desde la violación sufrida por su padre, hasta sus deseos de aprender a escribir y el amor que siente por la amante de quien fuera su esposo. Celie va afrontando abusos laborales, sexuales y domésticos, hasta que aprende a leer y descubre porqué las cartas de su hermana Nettie no le llegaban cuando ella se marchó de su lado. Al final, logra dejar esa vida de violencia y reencontrarse con su hermana, quien fuera misionera protestante en África.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s