Diana Quer, el sangriento cierre de la violencia de género en el estado Español. La violencia machista tiene su propio orden, cuando eternamente solo son “supuestos”.

Por Soledad Castillero Quesada*

Diana Quer: “Me estoy acojonando, un tío me está siguiendo” Le contaba a un amigo por Whatssap minutos antes de que le robaran la vida.

¿Cuántas veces hemos sentido ese escalofrío? ¿Cuántas veces hemos mirado hacia abajo y apretado los dientes? ¿Cuántas veces hemos suspirado intensamente al cerrar la puerta de casa pensando: lo logré, al fin. Esa es la realidad de millones de mujeres a nivel mundial. Y esa realidad tiene un nombre: vulnerabilidad. Pensar en el caso de Diana Quer es sentir como el estómago se te vuelca. Es sentir que en ese pozo podrías estar tú. Porque cuando tu cuerpo no es visto como un ente físico soberano, es decir, como un cuerpo con un valor real, la vulnerabilidad te deja vendida. Esta vulnerabilidad no obstante no es natural. Es el resultado de un sistema machista y patriarcal que sigue mostrando como funciona a la perfección. Un sistema que se echa las manos a la cabeza cada vez que aparece una Diana que de repente se asusta y sorprende pero que sigue perpetuando violencia y libertad para ejercer un privilegio sobre los cuerpos femeninos y o feminizados. Es común que los responsables de atrocidades como esta tengan un historial repleto de actos machistas y violentos. En este caso, había un total de 200 sospechosos. Que 200 hombres sean potencialmente  supuestos violadores y o asesinos es una cifra que no puede pasar desapercibida. Pero sin embargo todos disfrutan de un trabajo, una cuenta en redes sociales, un hogar y un cargo de conciencia limpio. ¿Por qué? Porque hasta que no hay sangre los colores son invisibles. Porque hasta que no se destapan agujeros los ojos no se abren, porque la noticia tiene que ser Trending Topics para que tenga relevancia, porque es más común creer a una asesinada que a una mujer que se intenta defender y denunciar para poner remedio.

Lo han vuelto a hacer, nos han vuelto a matar…no queda duda… La palabra “supuesto” ya no nos vale.

El pozo, el agujero, el círculo, son elementos que han tejido una macabra historia. Los pozos siempre han sido fuente de vida pero base de sospecha. Acercarse al pozo ha sido históricamente un peligro, no solo por su complejidad, si no por los mitos y leyendas de los seres que habitan en él. Se crean mitos y leyendas en los lugares donde no hay claridad, donde no se puede ver realmente qué ocurre. Así, El Chicle mandó a Diana al inframundo, porque era sospechosa, caminaba sola y por tanto según el patriarcado machista imperante en nuestras calles, estaba a su merced. Tirarla al pozo fue mandarla a un lugar oscuro, misterioso, macabro…donde ya no se ve. A un lugar peligroso, donde nada es cierto, donde no hay lucidez, un lugar en el que a nadie le importas, porque da miedo. Un pozo abandonado que ya no daba vida, un lugar para engendrar muerte.

El culmen de la supremacía una vez ha sido demostrado. Él quedó arriba, ella abajo. Esa es la posición estándar que el falocentrismo violento y asesino entiende en su escala del orden. No estamos todas, pero las que nos faltan son infinitas y nos mantienen en PIE para destruir ese orden.

SOLE

*Soledad Castillero Quesada. Antropóloga Social y Cultural. Andaluza y Ecofeminista. Trabajo líneas de investigación en relación a la alimentación, las migraciones y el género. Becaria de investigación del departamento de Antropología Social de la Universidad de Granada. Gestiono dos páginas de facebook: Golor y Sabor y Flamencas y Pelícanas. La primera dedicada a temas de soberanía alimentaria y la segunda es una muestra de la artesanía que fabrico: bordados y pendientes, principalmente.

Aviso: El texto anterior es parte da las aportaciones de la Comunidad para la sección Sororidades de Feminopraxis. La idea es dar libre voz a lxs lectorxs en este espacio. Por lo anterior, el equipo de Feminopraxis no edita los textos recibidos y no se hace responsable del contenido-estilo-forma de los mismos. Si tú también quieres colaborar con tus letras, haz clic aquí para obtener más detalles sobre los requisitos.

(Desconocemos a la o el autor de a imagen de cabecera)

 

One response to “Diana Quer, el sangriento cierre de la violencia de género en el estado Español. La violencia machista tiene su propio orden, cuando eternamente solo son “supuestos”.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s