Entonces, el Feminismo vendrá, como la lluvia, a limpiarlo todo.

Hace dos días vi en Netflix Sufat Chol (Tormenta de Arena o Sand Storm en inglés); una película israelí del 2016, dirigida por Elite Zexer y ganadora de múltiples premios cinematográficos. La trama consiste en una familia musulmana que habita una comunidad rural, en medio del desierto, la cual se enfrentará a una ruptura cuando el padre se casa con una segunda mujer después de más de una década de mantener una relación monógama. Se plantean las problemáticas de la relación del padre con sus hijas y esposa, así como la relación de ésta con su hija mayor, Layla, y con la segunda esposa.

Varias son las cosas que me gustaron de este filme, desde la música, la fotografía, el idioma, los vestuarios, etcétera. Pero lo que más llamó mi atención fue Layla, la hija de Suliman, el padre, quien se desenvuelve como una mujer joven, universitaria, que desafía los candados que su cultura patriarcal le impone.

Me parece muy interesante la relación que sostiene con su padre ya que, hasta el día de la boda de éste, parece que ambos no se ciñen del todo a las tradiciones impuestas por su cultura, como se hace notar cuando ella puede manejar el auto sin problema, pero al llegar  a la comunidad, cambian de asiento. Sin embargo, mientras la película se desenvuelve, es posible notar cómo ciertas actitudes patriarcales, tanto de hombres como de mujeres, salen a relucir en cada unx de ellxs más por un cumplimiento del contrato social al que están sometidxs, que por una verdadera convicción.

Si bien lo intentan, para ningunx de lxs personajes parece haber otra manera de vivir, otro mundo posible. Cuando se vive en comunidades pequeñas y muy conservadoras, en las que todxs tienen gran cercanía y conocimiento sobre la vida de lxs demás integrantes de la comunidad, el “qué dirán” es tan poderoso que sujeta y define nuestras acciones, incluso en el ámbito de lo privado, y es casi imposible no ceñirse a la norma si se desea sobrevivir.

En la película, el padre de Layla dice varias veces que hizo lo que hizo “porque tenía que hacerlo”, a lo que ella y su madre, Jalila, le cuestionan: “¿Y cuándo harás lo que quieres?”. Lo anterior me hizo reflexionar sobre los hombres y la presión que la masculinidad hegemónica ejerce sobre ellos en este sistema opresor. Diariamente, ellos se ven presionados por el discurso patriarcal que les exige ser fuertes, proveedores, controladores, violentos. Así como a nosotras se nos exige ser sumisas, cuidadoras y aguantar dicha violencia.

El Feminismo surge entonces como un Movimiento que, si bien se centra en los derechos de las mujeres, tiene como efecto colateral la abolición de la masculinidad hegemónica y cualquier otro rol normativo que dictamine el deber ser de los sexos. No importa en qué sociedad nos encontremos, oriental u occidental, ni en qué estatus socioeconómico naveguemos, las normas heteropatriarcales nos oprimen, aunque de maneras distintas, a todxs. En efecto, a las mujeres nos oprimen más, porque nos objetivizan y ponen a disposición de los hombres y sus mandatos.

¿Que cómo podemos entonces las mujeres reclamar derechos si los hombres también viven oprimidos? Bueno, sucede que muchos de esos hombres, aunque bajo el mismo sistema, también se aprovechan de éste y controlan, golpean, violan y matan a las mujeres, porque el Patriacado se los permite. Muchos de esos hombres aportan con sus acciones a la reproducción y preservación de sociedades desiguales, en las que las mujeres no tienen derecho de asistir a la escuela, y si lo tienen, éste se observa como un “desperdicio” de los “verdaderos”  talentos de las mujeres (maternidad, crianza, cuidados); o donde las mujeres no pueden decidir con quién desean casarse, a qué edad, o siquiera si lo desean en absoluto. Muchos hombres contribuyen con sus pactos de silencio a la obstaculización de los avances de las mujeres en materia de derechos humanos. Por eso las mujeres seguimos reclamando, específicamente, nuestros derechos. No por una cuestión de desprecio hacia los hombres, sino por una necesidad extrema de sobrevivir y vivir con dignidad e igualdad de oportunidades y derechos.

Sand Storm invita, precisamente, a esta reflexión sobre la situación que mujeres y hombres viven en las sociedades patriarcales, y nos deja con un mensaje claro: el Patriarcado, como una tormenta de arena, todo lo cubre, y por eso debemos abrazar el Feminismo en nuestras vidas, de manera discursiva y en la práctica.

¿Esperanzadora al final? Creo que es una escena que hay que ver para sacar las propias conclusiones. Lo que es definitivo es que la lucha feminista contra este sistema no terminará mientras existan comunidades, así estén rodeadas de nada o llenas de luces, en las que los hombres reciban, por el simple hecho de ser hombres, poder sobre la vida de las mujeres, sus cuerpos, sus relaciones interpersonales y sus decisiones.

Hasta entonces, ¡Feministas!

-La Fata Morgana


La Fata Morgana —Feminista, socióloga y poetisa mexicana. Amante del café y los animales. Publica el blog de poesía y otros insomnios Lunas Letras y Café.  Le apuesta al veganismo como estilo de vida ético, justo y libre de crueldad para todxs. Su alter ego: Pamela Erin Mason R.

Twitter/Instagram: @lafatamorgana_

3 comentarios en “Entonces, el Feminismo vendrá, como la lluvia, a limpiarlo todo.”

  1. Por eso la furia feminicida es tan fuerte en todas partes del mundo porque ya muchas mujeres ponen un alto y entonces cómo no pueden controlar nuestras voces, porque lo que decimos es verdad, se nos vienen encima, no soportan que les digamos: cuándo vas a hacer lo que quieres y no lo que debes? Pero también es esperanzador saber que hay compañerxs que aceptan y escuchan, que se disculpan o bien, su silencio no aprueba silencio sino abre el camino al cambio.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s