Minimizando los feminismos actuales

El día de ayer estuve fuera de mi casa barriendo la entrada durante no más de 30 minutos y recibí un silbido, dos “mamacitas” y un beso al aire. Sólo a un hombre de los tres que me acosaron pude hacerle frente pues los otros tres iban en carro; mientras le gritaba un “¿qué pedo?” al sujeto en cuestión, vinieron a mi mente el hartazgo que ya tengo de que el acoso sea algo cotidiano, lo cansado que es que los hombres cosifiquen nuestros cuerpos, lo increíble que me parezca increíble la fraternidad entre hombres ante estas situaciones y el movimiento #MeToo.

Corremos un grave peligro como sociedad si seguimos creyendo que un piropo no le hace mal a nadie, caemos en actitudes machistas cuando hablamos de educar a las mujeres para que se den a respetar y no a los hombres para que nos respeten y señalo que son machistas quienes hacen todo lo posible para minimizar el hartazgo de las mujeres y restarle responsabilidad a los hombres. Y sí, de alguna manera estoy hablando de Marta Lamas.

Marta es una académica con gran peso en una parte del feminismo mexicano por lo que su palabra, cosa que no me agrada, tiene un peso de importancia para muchos grupos y segmentos que están involucrados en el trabajo con mujeres. ESE ES UN GRAN PROBLEMA, ¿por qué? bueno, si no supieron por alguna razón, Catalina Ruiz y Marta Lamas acudieron al programa de Carlos Loret de Mola para hablar un poco del movimiento #MeToo y de la respuesta que tuvo un sector de mujeres actrices e intelectuales que, tenemos que decirlo, son privilegiadas, blancas, heterosexuales, europeas y ricas. Si te lo perdiste te dejo un link acá y empieza en la hora con 6 minutos.

180101-Senecal-Me-too-movement-or-moment-heroo_zbgttf

Aquí tenemos un factor bastante importante y es que el noticiero es de Televisa, una de las más grandes televisoras consumidas por las y los mexicanos de todas las clases sociales, misma que “informa” y bastante gente la cree confiable para crear juicios políticos, económicos, ideológicos, de clase, religiosos, entre otros. Segundo factor importante, que ya mencioné, Marta es una vaca sagrada, para muchos sectores su palabra tiene peso y el tercer factor es que en México, como en otras partes, existe una ignorancia que no quiere ser eliminada por las personas sobre los feminismos.

Ahora entendamos una cosa, el movimiento MeToo más que ser un movimiento para revíctimizar a las víctimas ha sido una plataforma de sororidad para hombres y mujeres que han vivido acoso sexual durante sus vidas, que han sido reducidos a un objeto para el placer de alguien más y que han sido arrinconadxs para no negarse o dar consentimiento ante la situación (abuso de poder). MeToo ha creado un rompimiento del silencio y de la complicidad con el abusador y la cultura de la violación, en ningún momento se busca separar géneros en víctimas y agresores ni linchar a estos, ¿por qué? pues porque hombres también han denunciado vivir acosos y lo que se ha buscado es que los agresores asuman las consecuencias de sus actos.

Puesto lo anterior, pregunto: ¿eso es puritanismo?, ¿eso es exageración? o peor aún ¿eso tiene que ser razón para minimizar el trabajo feminista hasta ahora logrado en torno a este tema? Continúo,  “Yo si creo que en Estados Unidos desde hace más de 20, se está dando un proceso que yo he estado siguiendo en las universidades, muy vinculado a una mirada que quita la responsabilidad de las acciones de las mujeres sobre todo de las universitarias que iban a una fiesta, se emborrachaban, se ponían hasta atrás, se acostaban con un cuate o con cinco y dos días después decían: ay que horror me violaron, abusaron de mi ¿no? y bueno ¿tú qué onda?” dice Lamas. Esto sí es revíctimizar a las víctimas, como mujeres el sistema nos ha enseñado que no podemos hacer lo que nos plazca con nuestros cuerpos y que un abuso no es tal porque o no nos negamos lo suficiente, o hicimos x cosa o no nos dimos a respetar encubriendo así las acciones de los hombres de no respeto y facilitando la impunidad.8fb3fc022ff5798b1e8238135e9fed4e

Ese comentario de Lamas defiende claramente la cultura de la violación y le da armas a los machos para decir “ya ves, que exageras” cuando la realidad es que no, quienes tenemos un poco o mucho de inteligencia sabemos que las pulsiones sexuales pueden controlarse y que no somos animales como para actuar con ellas sobre la razón, cuando una persona NO está en condiciones de decir “sí” NO es el momento de actuar sexualmente, porque entonces estás ejerciendo tu poder sobre ella y por ende, estás abusando de ella.

Tal es el ejemplo que ella misma da de Kevin Spacey, que para ella no es tan grave el asunto porque una persona de 16 años no es un menor de edad y tiene clara y plena consciencia sobre sus decisiones ante un sujeto mucho mayor que él, con una posición muy privilegiada y con poder en el contexto en el que se desenvuelven. Para ella fue una “insinuación grosera” de coqueteo y se tendría que “valorar que tan grosero”, ¿en serio? creo que a Lamas dentro de sus “análisis feministas” le falta observar el contexto patriarcal que se basa en las relaciones de poder masculino-femenino, en las cuales el privilegio se otorga a lo masculino.

Cerrando el debate, Lamas considera que no está mal que las mujeres usen su capital erótico porque cada quién tiene capitales diferentes a su favor. Dejemos algo claro, el hecho de que existan mujeres que utilicen el capital erótico habla de un abandono garrafal del estado en el que sitúa a las mujeres a recurrir a poner sus cuerpos como mercancía y, a la par, sigue cobijando la idea en los hombres de que los cuerpos femeninos son objetos libres para consumirse, disponer de ellos y desecharlos sin más. Esto es parte de la cultura que promueve los feminicidios, las violaciones impunes, los acosos sexuales silenciados y las desigualdades entre hombres y mujeres.

Sinceramente no esperaba nada de Marta Lamas, como académica feminista ella no me representa, si escribo esto es por lo peligrosa que es su postura de poder y privilegio dentro de este sistema; pues lo que estuvo haciendo durante el programa fue minimizar el trabajo de los diversos feminismos que tenemos en la actualidad haciéndolo lucir exagerado, sin bases, mal trabajado y erróneamente practicado. En cambió, vendió un feminismo “light” que no toca las relaciones de poder, que no ve los privilegios, que no es sororal y que será admitido por miles de machos allá afuera.

 

 

Lídice Villanueva – Tapatía de 25 años. Psicóloga feminista buscando aprender y Foto del día 02-08-15 a las 13.32 #3compartir cosas nuevas. Adora leer y ver series o películas. Gusta del arte de la pintura y escritura, tanto practicarlo como apreciarlo. Pierde la cabeza por los perros y los búhos. Adicta a los tatuajes, a lo esotérico y lo oculto. Feminista, bruja e incómoda para machistas. Instagram Facebook Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s